Sunshine Days

Ahora que viene el buen tiempo, sol y playas, las noticias sobre la protección solar están a la orden del día.

No voy hacer ninguna promoción de ninguna marca y no os voy a decir que crema solar comprar. Pero voy a lanzar un poco de luz sobre el asunto. Nunca mejor dicho.

Los primero que nos tenemos que fijar es que el protector solar nos proteja de los rayos UV. Los rayos UV son radiaciones electromagnéticas que van de los 10nm hasta los 400nm. Como vemos en los botes ponen que nos protegen de UV-A UV-B estas son zonas de dentro del UV. La zona A hace referencia a las longitudes de onda entre 315-400nm y la zona B entre los 315-280nm La zona C es la comprendida entre los 280-180nm pero esta queda absorbida por la atmosfera no llegando a los seres humanos, por eso los protectores solares solo nos protegen de la A y la B.

Lo segundo que nos fijamos es el factor, el factor es una medida de la eficacia de dicha crema solar. El factor mide la cantidad de energía solar necesaria para producir una quemadura por exposición solar. El factor no es el tiempo que podemos estar tomando el sol, el tiempo de exposición depende del tipos de piel (Fitzpatrick scale) de la cantidad de crema y sus sucesivas aplicaciones y de la actividad que estamos realizando, nadando, corriendo etc.

Con el factor, el tipo de piel y sabiendo los niveles de UV de ese día podremos saber el tiempo de exposición aquí (1)

Después de esto como químico que soy no podía dejar de explicar que es lo que se compone o que es lo que lleva un protector solar. Consiste en una mezcla de componentes inorgánicos y componentes orgánicos.

Entre un 40-50% de la crema solar (dependiendo de los fabricantes) está compuesto por óxido de zinc y dióxido de titanio que bloquean, mejor dicho reflejan los UV-A y los UV-B.

El otro 50% son protectores solares orgánicos (2), como el “Homosalate” presente entre un 10-15% que además es hidrofóbico por tanto no se irá con los sucesivos baños.

O compuestos basados en cinamatos como el OMC (Octyl methoxycinamate) también un 10% aproximadamente.

Si os fijáis los compuestos orgánicos presentan anillos bencenicos y dobles enlaces. Estas unidades estructurales hacen que estas moléculas sean activas al UV, no reflejan los rayos UV sino lo que hacen es absorberlos. En definitiva, convirtiendo esa radiación en calor y evitando asi que nuestra piel absorba los malignos rayos UV. Si queréis saber más compuestos aprobados por la FDA presentes en las cremas solares podéis pegar un ojo aquí (3) y sobretodo no dejéis de ver este video y recordar poneros crema.

Querida yo a los 16

Guillermo Marina

Share

Sin comentarios aún.

Deja un comentario