La Energía Térmica

Imaginemos una chimenea encendida en una rústica casa de campo. Nosotros, sentados frente a ella en un viejo sofá y tapados con una manta, observamos las llamas en su suave danza, mientras su crepitar baña la sala con ese característico sonido invernal.

El calor procedente de la chimenea inunda el lugar, haciendo progresivamente que aquella sensación de frío que teníamos fuese siendo cada vez más tenue.

¿Hay algún tipo de energía que haya hecho viable este proceso? Sí. Su nombre es Energía Térmica.

Se trata de la forma de energía que fluye de un cuerpo a otro cuando entre ambos existe una diferencia de temperatura. Por ello, en el ejemplo anterior –donde existe una clara diferencia de temperatura entre el fuego de la chimenea y el entorno que lo rodea-, decimos que hay flujo de calor, o presencia de energía térmica.

Se produce de manera natural, mediante reacciones exotérmicas –que desprenden calor-, en la combustión de algún material o combustible; por medio de la energía eléctrica; en los procesos de fisión y fusión nuclear; o por rozamiento.

Se trata de un tipo de energía generada por el movimiento de las partículas que constituyen la materia. La energía térmica de un cuerpo es la resultante de la suma de la energía mecánica de todas las partículas que lo componen. A mayor temperatura, las partículas se encontrarán más excitadas, y a menor temperatura, lo estarán menos.

Entre sus efectos se encuentran las variaciones de temperatura, los cambios de estado de la materia -por procesos de fusión, vaporización, sublimación o ionización-, y las dilataciones.

Las aplicaciones más notables que tiene la energía térmica para la sociedad derivan de su conversión a energía eléctrica, bien por centrales de combustión de materiales fósiles –extremadamente dañinas para el medio ambiente-, o mediante el aprovechamiento de la energía térmica solar, en centrales solares térmicas. También, con la aplicación de pequeños paneles termosolares, puede aprovecharse para uso doméstico.

Rubén Lijó

· ¿Te interesa el tema? También puedes ver la entrada: La energía: el motor del universo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

5 Comentarios en “La Energía Térmica”

  1. Avatar
    Paulo octubre 13, 2011 at 12:29 pm #

    Muy buen artículo, Rubén.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Centrales nucleares: ¿son tan malas como parecen? | Hablando de Ciencia | Artículos - septiembre 18, 2012

    [...] ellas funcionan de la misma manera: mediante un proceso X se produce una conversión de energía a energía térmica, que se encarga de calentar un fluido. Éste mueve una turbina (transformando la energía en [...]

  2. La Energía Térmica | Hablando de Ciencia | Energías límpias | Scoop.it - octubre 12, 2011

    [...] La Energía Térmica | Hablando de Ciencia #HdCiencia La Energía Térmica - http://t.co/AXifmkQ9 via @HdCiencia... Source: http://www.hablandodeciencia.com [...]

  3. Bitacoras.com - octubre 12, 2011

    Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com:   Imaginemos una chimenea encendida en una rústica casa de campo. Nosotros, sentados frente a ella en un viejo sofá y tapados con una manta, observamos las llamas en su suave danza, mientras su crepitar baña la sala con ese c.....

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies