Lynn Margulis, la simbiosis como fuente de evolución

Lynn Margulis

Lynn Margulis, una de las figuras más destacadas de la biología evolutiva de los últimos años, murió ayer, al parecer de un ataque al corazón. Sus teorías, aunque controvertidas, nunca dejaron de causar impacto entre la comunidad científica. Quizás el mejor ejemplo es la teoría de la endosimbiosis, que revolucionó la biología evolutiva de los 60 y los 70 y no fue aceptada hasta tiempo después.

Lynn Margulis nació en 1938 y no tardaría mucho en empezar a cuestionar las teorías vigentes en aquel momento. Obtuvo su doctorado en 1963 y pocos años después, en 1966, escribiría el artículo que hoy se considera clave para entender el origen de las células eucariotas, esas de las que los seres humanos (y todos los animales, hongos y plantas) estamos compuestos: The Origin of Mitosing Eukaryotic Cells. Si hay algo que destaca en la Margulis de esta época es su tenacidad. Según ella misma contaba, 15 revistas rechazaron el artículo antes de que The Journal of Theoretical Biology se atreviera a aceptar publicar una idea que no empezaría a ser asimilada en la corriente principal de pensamiento científico hasta los años 80.

En lo personal, probablemente todos sepáis quien fue su marido, y es que fue la primera mujer del archiconocido astrónomo y divulgador Carl Sagan. También es famosa por haber colaborado con uno de sus hijos, Dorion Sagan, en varios libros divulgativos. Y, sin embargo, entre la comunidad científica es más conocida por la genial idea de la endosimbiosis… y por la enorme controversia que siempre levantaba  con sus opiniones.

¿Qué es la teoría endosimbiótica?

Fagocitosis

Espectacular imagen de una fagocitosis

La teoría endosimbiótica que tanta polvareda levantó puede hoy parecer clara, y es que se enseña hasta en los institutos, pero en los 60 y los 70 era una idea radical y muy alejada de lo que se había escrito antes sobre biología evolutiva. En una rama dominada por la zoología y la botánica, Margulis fue una de las pioneras en incorporar la microbiología a este campo. Y lo hizo con una idea nada ortodoxa.

Imaginemos que tenemos una célula grande y bien adaptada, en un ambiente en el que otras células viven y de las que se alimenta, fagocitándolas. Según la selección natural, asumimos que esta especie de microorganismo crecerá, se dividirá y forzará al resto de las especies de microorganismos presentes a adaptarse y encontrar formas de defenderse… o extinguirse.

Sin embargo, la idea de Margulis parte de un supuesto totalmente diferente: la cooperación. ¿Qué ocurriría si por alguna razón la digestión de una bacteria fagocitada fallara? ¿Y si fuera más útil viva dentro del organismo que la absorbe que digerida? Ésta es la hipótesis que proponía Margulis para explicar el origen de los orgánulos de las células eucariotas. Para los que ahora no se den cuenta de lo revolucionario que fue, pensad que alguien propusiera que tenemos intestino porque nos tragamos a un gusano. ¿Ridículo? Quizás, pero esa es la misma sensación que despertó en un principio la teoría endosimbiótica.

Sin embargo, gracias a las cada vez mejores técnicas en el laboratorio y a enormes avances en biología molecular, la teoría se comprobó correcta años después. Los marcadores moleculares de mitocondrias y cloroplastos se correspondían a la perfección con la idea de Margulis. Aunque tardó más de una década en ganar aceptación, la teoría de Margulis consiguió hacerse hueco en la biología evolutiva de los años 80, y a día de hoy es uno de los pilares de cómo entendemos la evolución.

Margulis y la polémica, eternos compañeros de cama

Sin embargo, Lynn Margulis no se quedó parada ahí. En años posteriores, sus opiniones alimentaron todo tipo de polémicas.

Quizás la que más polvareda levantó fue un artículo en PNAS en el año 2009. Debido al particular proceso de publicación que mantenían hasta 2010, Margulis consiguió que se publicara, sin someterlo a revisión por pares, un artículo de Donald I. Williamson en el que se decía, sin pruebas, que las larvas y los adultos de las especies con metamorfosis provenían cada uno de un linaje evolutivo diferente. Este artículo encontró una fuerte oposición entre la comunidad científica, artículos refutándolo en la propia PNAS, críticas al proceso de publicación… que finalmente se cambió en 2010 para que todos los artículos pasaran por revisión por pares, aunque según la propia revista esto no tiene nada que ver con la polémica levantada.

Otro punto polémico es su opinión sobre el neodarwinismo o teoría sintética de la evolución, y sobre la selección natural en general. Margulis mantenía que la selección natural no era más que el modo de eliminar los errores genéticos, pero que no podía generar novedad y, por lo tanto, no era la fuerza clave para la aparición de nuevas especies. Proponía, en cambio, la simbiogénesis, la unión de organismos, para explicar la evolución.

Aunque esta postura no tuvo tanta difusión, también defendió que no había pruebas de que el HIV fuera causante del SIDA, del que decía que podría ser una forma de sífilis, como detallaba en esta entrevista. También afirmaba que los únicos microorganismos que pueden hacernos daño son los que comparten una historia evolutiva con nosotros, es decir, los que habrían participado en el proceso de simbiogénesis para dar lugar a la especie humana. Tabién apoyaba una reinterpretación de los atentados del 11 de Septiembre de 2001 en Nueva York, o que los espermatozoides provienen en realidad de las espiroquetas.

Sin embargo, y a pesar de sus muchas polémicas y extrañezas, no cabe duda de que con la muerte de Lynn Margulis se pierde a una de las figuras más influyentes en la teoría de la evolución actual. Y es que sus ideas, correctas o incorrectas, pero siempre polémicas, han hecho mucho por alimentar la investigación en una u otra vía, bien para probarlas o para refutarlas. Hay que decir además que la teoría endosimbiótica no fue su único gran avance, sino que Margulis era toda una autoridad en la taxonomía de microorganismos, y en 1982 propuso la que probablemente fue la mejor clasificación hasta el momento, aunque poco después Woese la revisara tras utilizar la nueva técnica del análisis del rRNA 16s.

Hay que decir, además, que Margulis era una enamorada de España, y no había año en el que no pasara por aquí, bien para dar conferencias o para colaborar con investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona. Nunca paró en su actividad y nunca dejó de ser tan tenaz como a la hora de publicar su primer artículo. Y es que que sus ideas no fueran aceptadas por la mayoría de los científicos no evitaba que ella siguiera tratando de divulgarlas.

Por todo ello, Lynn Margulis, una investigadora excepcional y polémica como pocas, Descansa en Paz.

Jesús Rodríguez

Share

Etiquetas: , ,

11 Comentarios en “Lynn Margulis, la simbiosis como fuente de evolución”

  1. barbara 10 junio, 2013 en 23:38 #

    articulo: bueno
    comentarios de la gente que se creen científicos: pateticos

  2. Papo 8 agosto, 2012 en 5:34 #

    Nada de lo que podamos imaginar como ridículo podría ser cierto en ella,su teoría en cuanto a la formación de la célula es simplemente brillante, Muchos la conocieron en España gracias a sus visitas y sus paseos por internet en algunos foros de Geología en español en donde se dedicaba a escuchar a la gente joven y sus opiniones…

  3. damián 26 noviembre, 2011 en 9:20 #

    Hola si alguno de ustedes cuenta con el artículo en pdf symbiosis and evolution de 1971 se los agradecería mucho mi mail es sqrdamo@gmail.com Saludos y gran aporte a la ciencia.

  4. Anibal 24 noviembre, 2011 en 14:18 #

    A mi me gusta mucho esta entrevista de ella: http://youtu.be/L5NCtnA9IH8

    Habla de lo del 11S y razón no le falta. Pero aparte de eso, sobre todo como explica el método científico.

    • @Jesusrodrc 24 noviembre, 2011 en 16:01 #

      La verdad es que lo que dice sobre el método científico es muy bonito… pero es un poco incoherente para una señora que lleva haciendo caso omiso de la evidencia experimental en su propio campo desde hace un par de décadas.

      No me malinterpretes, no tengo ni idea de explosivos o del 11-S- Aunque me fio de gente que sabe más que yo (y que Margulis) en este campo y que dice que no había explosivos, como has visto en el artículo no he dicho nada de su posición, salvo que es polémica.

      Sin embargo, en el campo de la biología evolutiva, no sé si has leido lo que decía estos últimos años, pero seguro que entiendes que decir que los espermatozoides vienen de las espiroquetas o que el SIDA es una variante de la sífilis sin aportar ninguna evidencia (más allá de la falacia de autoridad, con la que empieza la entrevista que enlazas) es pasarse el método científico por las partes nobles XD.

      • anibalbueno 24 noviembre, 2011 en 18:22 #

        Si, si, totalmente de acuerdo.

        Creo que ella tenía un concepto de método científico algo diferente y así lo hace ver también en este vídeo. Si propuesta de sistema parece incluir el lanzar alocadas hipótesis acerca de todo y ponerlo a juicio de todo el mundo. Una vez se ve que le funcionó…. jeje.

        Lo que ocurre es que a mi estos personajes polémicos y a la vez reconocidos me despiertan interés, por eso me parece interesante la entrevista. No tengo ni idea de estructuras de edificios asi que no me posiciono en ese tema.

        Un abrazo

  5. Zaida 24 noviembre, 2011 en 11:21 #

    Genial! No tenía ni idea del lo de PNAS… es curioso como muchas veces no nos enteramos de lo que hace una persona hasta que esta muere…
    Enhorabuena por al artículo!

  6. Victor Tagua 23 noviembre, 2011 en 20:52 #

    Enhorabuena por el artículo, por la rapidez con la q lo has hecho y por todo lo que has contado en tan poco espacio.
    Una figura controvertida la de Lynn, pero una gran científica y descubridora del verdadero origen de los eucariotas que tanto costó que se aceptara aunque luego después fuera por otros derroteros en cuanto a sus teorías.

    Sirva esto de homenaje a una de las grandes a la que no tuve el placer de conocer a pesar de que dio numerosos cursos de verano por mi tierra de adopción

  7. Scruz 23 noviembre, 2011 en 17:57 #

    Excelente Artículo, es una pena, ya que, si algo se puede decir, esta mujer en su luces y sombras ha sido un referente para toda la ciencia, con ideas alocadas a veces y muy acertadas en otras. Todo un ejemplo a seguir: las barreras de lo que creemos nos las ponemos nosotros.

    DEP Lynn Margulis, un referente para la ciencia y la voluntad.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El curioso caso del animal fotosintético | Biotecnóblogos - 18 mayo, 2012

    [...] fueron en otra época organismos de vida libre, asimilados por otros organismos, como explicaba Lynn Margulis al proponer la teoría endosimbiótica. Así pues, ¿qué más les dará vivir en una célula que en [...]

  2. Lynn Margulis, luces, sombras y un referente para la ciencia - 23 noviembre, 2011

    [...] Lynn Margulis, luces, sombras y un referente para la ciencia http://www.hablandodeciencia.com/articulos/2011/11/23/lynn-margu…  por Scruz hace nada [...]

Deja un comentario