Las mariposas de la Doñana menos conocida

Doñana no se constituyó como espacio protegido especialmente para mariposas, de hecho dudo que alguien pensara en estos insectos cuando comenzó la lucha para crear el parque. La verdad es que la diversidad de Lepidópteros en esta comarca no es muy destacable teniendo en cuenta el área que ocupa. Esto tiene su sentido al tener en cuenta que en la marisma no pueden completar sus ciclos biológicos, y que la parte de dunas estabilizadas no contiene mucha heterogeneidad de hábitats. No obstante, mediante investigaciones en estos últimos años, se han descubierto datos de suficiente interés como para ser tenidos en cuenta como otro aliciente más para conservar la zona natural más emblemática de Europa.

En Doñana hay varias especies de mariposa cuya presencia a tan bajas altitudes llama la atención, ya que son típicas de zonas montañosas (y Doñana no tiene nada de montañoso). Es posible que la causa de esta distribución sea que la vegetación de Doñana, junto a la escasa profundidad del acuífero, hayan favorecido que estas especies, que en un pasado frío debieron ocupar más áreas peninsulares, resistan aún en estas condiciones del sur, teniendo aquí su último refugio más allá de las montañas. Además en estos últimos años se viene hablando de la relación estrecha que vive una especie de mariposa dentro del monte blanco de Doñana, hecho que es verdaderamente el eje central de esta entrada.

Plebejus argus es frecuente del centro de Europa y aquí se encuentra en Sierra Nevada y Doñana, dos lugares de características notablemente dispares. Esta mariposa es la más frecuente de Doñana siendo su número de ejemplares el equivalente al total de restantes mariposas del parque. Los machos emergen primero entre mayo-junio, por lo que al principio la proporción es de muchos machos y pocas hembras. Nada más salir las hembras son detectadas por los machos y ponen sus huevos en plantas que servirán de alimento a las larvas en el futuro. Hay que esperar a la primavera siguiente para que salgan las orugas.

Pero esto no es lo realmente interesante. Hasta ahora solo he descrito un ciclo normal aplicable a otras muchas mariposas. Lo destacado de todo el asunto es la íntima relación existente entre las orugas de la mariposa,la planta de la que se alimenta (el abundante jaguarzo), y unas hormigas que viven en el sótano del extraño edificio.

 

Las orugas de Plebejus argus sólo pueden comer ciertas plantas cercanas taxonómicamente entre sí, al haber desarrollado capacidad para que las defensas químicas de estas plantas (y no de otras) no les afecten. Como he dicho antes en este caso la planta es el jaguarzo (Halimium halimifolium), una de las plantas más típicas de la zona, cuya abundancia explica la correlacionada abundancia de esta mariposa. Pero qué curioso, donde más concentración de mariposa se da es donde además aparece la hormiga Lasius niger, que forma sus hormigueros entre las raíces de estas plantas ya que en un sustrato tan suelto como la arena es una opción más fácil, más estable. Estos hormigueros se ubican en los jaguarzos, ni muy lejos del acuífero subterráneo ni muy cerca.

El tema es el siguiente: cuando en primavera la mariposa hembra se dispone a poner los huevos, lo hace en el tronco del jaguarzo o en hojarasca cerca de hormigueros, algo que a priori podría parecer un suicidio, pero los huevos no parecen captar la atención de las hormigas, así que durante los largos meses que transcurren hasta la primavera siguiente no habrá interacción. Todo cambia cuando eclosionan las orugas. Debido a sustancias que secretan estas orugas por ciertos órganos, las hormigas se sienten atraídas hacia estos Lepidópteros. Un órgano dorsal en el 3º estadio larvario produce gotas ricas en aminoácidos y azúcares que nutren de manera abundante a las trabajadoras hormigas; además, también tienen unos tentáculos evaginables que segregan otra sustancia que, en este caso, despierta reacciones de alarma en estos insectos aliados por lo que cuando la oruga se alimenta en la planta suele tener hormigas alrededor. Y, ¿para qué quieren las orugas tener hormigas alrededor?

Aquí aparece otro personaje de la compleja historia. Unas avispas parasitoides (parásitos que al final matan a su hospedador) inoculan sus huevos en el interior de las orugas alimentándose sus larvas del interior de estos animales para posteriormente salir a través de sus poros, matándola. Parece ser que las hormigas defienden sin rendirse a las orugas de su enemigo natural, que en este caso son las mencionadas avispas.

Otro detalle importante de este lioso caso biológico es que las orugas viajan de noche a la zona de la planta de la que se alimentan, retornando al interior del hormiguero durante el día. También la etapa de crisálida se da en el interior del hormiguero, donde parece ser que se hallan más seguras.

 

Pero ricemos el rizo aún más, ¿no os habéis dado cuenta de que la planta debería salir perdiendo al tener un hormiguero en su base?. Tendría por lo tanto muchas orugas que la defoliarían al alimentarse. Pero de nuevo las interacciones naturales, estas relaciones que a veces parecen imposibles, nos dan la sorpresa.

El verano en Doñana es insoportable, con un estrés hídrico y condiciones climáticas realmente desesperantes. La defoliación contribuye a una menor pérdida de agua, por lo que al medir el estrés hídrico en plantas sin orugas y con orugas detectaron que sufren menos las que han tenido cantidad de orugas alimentándose de ellas. Estas plantas que a priori parecía que habrían sufrido más parece ser que sufrieron menos y tuvieron más semillas en la época reproductora de esta planta por lo cual aumentaron su eficacia biológica.

Fijaos en la de personajes que han actuado en esta obra, la de giros inesperados que hemos tenido y la muestra una vez más, de las maravillas con las que la naturaleza nos sorprende un día tras otro, dejando claro que la observación y el conocimiento nos llevan a comprender mejor lo que nos rodea, y a tener una visión más amplia del mundo. Y esto no se da en parajes lejanos de los que salen en los documentales, se da en Doñana, con lo que recuerdo que aquí, en la península tenemos una naturaleza privilegiada aunque muchos sigan sin admitirlo.

Álvaro Luna

Facebooktwitterredditpinterestlinkedin

Etiquetas: , , , ,

9 Comentarios en “Las mariposas de la Doñana menos conocida”

  1. Avatar
    Victor Tagua abril 26, 2012 at 1:09 pm #

    Muy bueno, Álvaro!!
    Muy buen escrito y con unos personajes y una historia digna de un buen documental. Porque esta historia da para mucho, lo que pasa es que los animales pequeños no llaman tanto al gran público

    • Avatar
      alvaro abril 26, 2012 at 7:22 pm #

      Fíjate que yo he sido el primero que durante toda mi infancia y adolescencia no había quien me sacara de los vertebrados y con el tiempo les he cogido una gran afición a la botánica y a los " bichitos". Hasta tengo la guía de invertebrados de agua dulce, me sueltas en una charca y ya estoy feliz.

      • Avatar
        Victor Tagua abril 26, 2012 at 7:39 pm #

        yo es que sigo siendo de burro grande ande o no ande.
        Vamos que me encantan los bichos gigantes, sobre todo los dinosaurios y a los pequeños les hago poco caso, pero también les voy cogiendo el gustillo. Sobre todo a las bacterias :p

  2. Avatar
    José Alonso abril 25, 2012 at 7:58 pm #

    Me ha encantado el artículo y su forma de narrarlo, muy asequible y apto para que todo el mundo lo entienda. Como residente en el entorno de Doñana, me hace aumentar mi conciencia de lugar privilegiado. En adelante, en mis frecuentes paseos por el citado enclave y su entorno, estaré más atento a lo que veo. ¡Ojala estas noticias tengan más difusión.Gracias.

    • Avatar
      alvaro abril 25, 2012 at 11:44 pm #

      ¡Gracias por tu comentario! Es bonito intentar hacer las cosas bien y ver que a la gente le gusta. Yo también tengo mucho vínculo con Doñana y te puedo decir que esta interacción la verdad es que requiere algo de conocimientos, intuición y de todo un poco para percibirse, pero lo que es ver las especies en cuestión no es muy difícil, si estás en una zona con mucho jaguarzo no es difícil ver ni a las mariposas ni a las hormigas en cuestión.
      Esperemos que Doñana y su entorno sigan siendo un paraíso para la vida por mucho tiempo pese a los muchos peligros que rodean al emblemático espacio protegido.

  3. Avatar
    Zaida Ortega abril 25, 2012 at 6:04 pm #

    Me ha encantado el artículo, Álvaro, la interacción que describes es alucinante.
    Tenemos una naturaleza privilegiada pero hay que conservarla lo mejor posible, porque sí anda en regresión, se nota en la mayoría de sitios.
    Un abrazo!

    • Avatar
      alvaro abril 25, 2012 at 11:40 pm #

      Muchas gracias! La verdad que en España tenemos una naturaleza muy privilegiada aunque no la valoramos para nada, siempre estamos pensando en la fauna africana y en la jungla pero vaya, que nosotros tenemos en todos los sentidos una naturaleza como para satisfacer a públicos exigentes. Y ya no solo hablo de biodiversidad, es que también tenemos paisajes preciosos por todos lados.

Trackbacks/Pingbacks

  1. La mariposa de Doñana menos conocida - abril 27, 2012

    [...] "CRITEO-300x250", 300, 250); 1 meneos La mariposa de Doñana menos conocida http://www.hablandodeciencia.com/articulos/2012/04/25/las-maripo...  por enperla hace [...]

  2. Bitacoras.com - abril 25, 2012

    Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Doñana no se constituyó como espacio protegido especialmente para mariposas, de hecho dudo que alguien pensara en estos insectos cuando comenzó la lucha para crear el parque. La verdad es que la diversidad de Lepidópteros en .....

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies