Una mañana de museos

Hace unos días visité el museo del Institut Català de Paleontologia (ICP) y el Museu del Gas con otros miembros de la Associació Catalana de Comunicació Cientifica, en una excursión organizada por esta misma, imagino que a cuento de la Noche de los Museos, aunque fuimos por la mañana. Apenas éramos seis, pero como decía Obélix en "La Odisea de Astérix" antes de zurrar a los piratas, "cuantos menos locos seremos más reiremos". Reír, lo que se dice reír, tampoco nos reímos mucho, pero sí que pasamos un buen rato. Además hubo suerte y aunque amaneció nublado y ligeramente fresquito, hizo un buen día, dentro de lo que se podía esperar.

El ICP está ubicado en Sabadell, no muy lejos de la estación de ferrocarril, por lo que se puede llegar andando sin dificultad en caso de ir desde otra ciudad. Aunque su función como institución es la investigación también ha apostado claramente por la divulgación. Aquí entra en juego el museo que nos ocupa. Parece ser que antaño incluyó un imponente esqueleto de Triceratops que constituía la principal atracción por el cual aún preguntan algunos visitantes; sin embargo tras una remodelación se retiró por no encajar en el nuevo discurso del museo. Y dicho sea de paso, tampoco sobra el sitio, precisamente. En todo caso, a pesar de no poder verse la que otrora fuera la estrella local, la visita es muy interesante.

 En la recepción nos encontramos unos cuantos huevos de dinosaurio fosilizados, y girando a la izquierda la primera sala que podemos visitar. Aquí se nos propone el juego de vivir el simulacro de una investigación mediante pantallas táctiles, desde el trabajo de campo (donde nos encontramos ante la reconstrucción de dos yacimientos) hasta la publicación del artículo, para lo que deberemos dirigirnos a una esquina decorada con lo que pretende hacernos sentir en una biblioteca con bibliografía. Es interesante el hecho de que llegados a este punto, una vez concluido el artículo, puede recibirlo uno en su cuenta de correo si así lo desea. ¡Parece tan fácil comparado con la realidad! Hay varias investigaciones para realizar, cada una de las cuales comienza en alguna fase diferente, con el objetivo de facilitar la división en grupos de los visitantes, sobre todo cuando son escolares. Igualmente, existen otros elementos de exposición, como un divertido panel interactivo sobre el que se pueden colocar diferentes huesos de plástico pertenecientes a tres animales extintos, de modo que al colocar todos los huesos correctamente se nos muestra una reconstrucción digital y una ficha.

En la sala superior podemos contemplar fósiles expuestos en vitrinas en una habitación que destaca por una gran pantalla en la que se proyecta una reconstrucción de un paisaje pirenaico en tiempos en los que los dinosaurios aún se paseaban por él. Nosotros podremos perseguirlos entre la vegetación utilizando un mando de videoconsola. En este piso el ICP también dispone de algunas salas destinadas al desarrollo de actividades educativas y formativas.

El Museo del Gas podemos encontrarlo muy cerquita del anterior, en la sede de la Fundación Gas Natural Fenosa. La exposición comienza en el sótano, y nos muestra la historia de la multinacional desde los orígenes de las distintas empresas que algún día se fusionarían hasta llegar a constituirla. Para ello utiliza como hilo conductor la exposición de objetos antiguos, como facturas o contratos de principios de siglo, máquinas de calcular anteriores a la existencia de ordenadores, viejos modelos de calentadores o cocinas de gas primitivas, así como fotografías de otra época.

En una habitación superior vemos una exposición en la que se nos informa de las características de todo tipo de energías, desde las renovables como la eólica o la solar a las fósiles como el petróleo, pasando por la polémica nuclear. Merece una especial mención el trabajo que el arquitecto del edificio realizó con los espejos, logrando aquí y allá la sensación de estar en espacios amplios y aumentando la luminosidad.

En definitiva, son dos museos que se pueden visitar el uno tras el otro, sin un excesivo gasto económico. Si se vive en Barcelona se puede llegar cómodamente y en poco tiempo gracias al ferrocarril, así que para los que están por aquí no hay excusa para no ir al menos un fin de semana. Además, no muy lejos hay un mercado medieval en el que se venden toda clase de manjares, aunque respecto de este nada puedo decir en cuanto a fechas u horarios. Para el caso de los museos, podéis consultar sus respectivas páginas web:

Museo del ICP

Museo del Gas

Gracias a @raultoran por las fotografías.

Gerardo Costea

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Etiquetas: , , , , , ,

3 Comentarios en “Una mañana de museos”

  1. Avatar
    MUSEOS CDMX noviembre 2, 2016 at 4:22 am #

    Excelente información para los fanáticos de los museos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mayo en HdC | Hablando de Ciencia | Artículos - junio 1, 2012

    [...] Una mañana de museos [...]

  2. Bitacoras.com - mayo 31, 2012

    Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Hace unos días visité el museo del Institut Català de Paleontologia (ICP) y el Museu del Gas con otros miembros de la Associació Catalana de Comunicació Cientifica, en una excursión organizada por esta misma, imagino que a cu.....

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies