Respuestas al Comentario de la Sra. Ana Mato

El pasado lunes la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, en la quinta edición del Foro 'Ideas+Diálogo en Sanidad' organizado por Farmaindustria y Europa Press. daba un discurso sobre la sostenibilidadMedicamentosdel Sistema Nacional de Salud, el pacto por la sanidad y ciertas políticas de igualdad y de servicios sociales. En una época “delicada”, este debate ha tratado temas de interés nacional y que nos afectan, en un sentido o en otro, a todos los ciudadanos. Sin embargo, lo que más ha captado la atención de los medios de comunicación en su intervención fue un comentario sobre el catálogo de productos financiados y la intención de eliminar del mismo los  “Medicamentos para afecciones leves que podrían ser sustituidos por cualquier otro producto muchas veces natural”. Desde Hablando de Ciencia queremos dar la oportunidad al magnifico equipo de científicos y divulgadores con el que contamos para que opinen al respecto de las declaraciones de la Sra. Ministra.

Las opiniones aquí reflejadas son totalmente individuales, y no representan a toda la plataforma. Pero HdC quiere apoyar una postura compartida por todos los miembros y que se refleja también en los siguientes textos: Hablando de Ciencia trata de darle a la sociedad una visión crítica, para el avance y la mejora de todo aquel que desee leer nuestras modestas líneas. En este caso en particular, vemos más que urgente la necesidad de una aclaración o rectificación por parte de la Sra. Ana Mato, cabeza y dirigente de una rama tan importante como es el Ministerio de Sanidad de España. ¿Por qué una aclaración?, sus ambiguas palabras y afirmaciones vagas, y nos referimos a este comentario en particular, es un mal ejemplo, dado a la desinformación y a la inexactitud en algo tan sensible como es la salud pública. Esta frase no quedaría más que en la anécdota si hubiese sido en un salón de café, entre conocidos y amigos. Cuando la afirmación ha quedado registrada y al pie del público, en manos inconscientes y en cabezas irresponsables, puede convertirse en una auténtica tragedia.

Queremos dejar más que claro que Hablando de Ciencia no tiene ninguna intención ni tinte político. Tan sólo queremos resaltar que las palabras hay que usarlas con responsabilidad, ya que tienen mucho poder. Y por ello mismo, os dejamos con las palabras, de nuestros compañeros, de diversa índole, procedencia y opinión, pero todas ellas respuestas unánimes contra la irresponsabilidad y la desinformación.

¿sabe cómo se le llama a la medicina alternativa que se ha demostrado que funciona? ¡medicina!

Internet está revolucionado con las declaraciones de Ana Mato, quien quiere sustituir “medicamentos de escaso valor terapéutico” por “productos naturales”. Mucho habría que preguntar y matizar en esta frase. Si mal no recuerdo, cada nuevo medicamento tiene que pasar por una serie de pruebas y demostrar su utilidad, y queda en desuso cuando se encuentra otro medicamento mejor. Así que habría que saber a qué tipo de “malos medicamentos” se está refiriendo nuestra ministra. Y en cuanto a la parte de los “productos naturales”, y citando a Tim Minchin en la magnífica canción “Storm”, Sra. Mato, ¿sabe cómo se le llama a la medicina alternativa que se ha demostrado que funciona? ¡medicina!. 

 

“Que hagan ministra de Sanidad a una persona que es capaz de llevar «orgullosamente» una pseudomedicina me preocupa y mucho. Si fue capaz de dejarse convencer por una fraseología que rezumaba falsedad en cada una de sus palabras, ¿cómo no va a tragarse mentiras un poco más elaboradas como la de la homeopatía, la acupuntura o las

Que las dos últimas titulares de la cartera de Sanidad hayan caído en la trampa de las pseudo- medicinas demuestra la poca sensibilidad con la que los gobernantes tratan a un ministerio tan importante

 flores de Bach? Y lo que es más grave, ¿qué garantías tenemos de que los anti-vacunas o los defensores de que el sida no lo produce el virus del HIV no lo vayan a convencer?”

Estas palabras no son mías, las dijo el profesor Félix Ares en un artículo de la revista El Escéptico, e iban dirigidas a Leire Pajín, la predecesora de la actual ministra de Sanidad. En aquella ocasión, la ministra socialista aparecía con una pulsera «power balance»; cuando era portada con orgullo por gran cantidad de famosos, y la empresa que las produce todavía no había recibido las numerosas sanciones por publicidad engañosa en todo el mundo.

Que las dos últimas titulares de la cartera de Sanidad hayan caído en la trampa de las pseudomedicinas demuestra la poca sensibilidad con la que los gobernantes tratan a un ministerio tan importante, aun cuando pertenecen a partidos políticos distintos. Ahora que tanto está de moda tasar lo que cuestan los servicios públicos, deberíamos ponerle una cifra a los disparates de nuestros políticos. Su irresponsabilidad, hoy por hoy, son nuestros euros.

 

Es triste. Nunca la ciencia ha tenido mucho predicamento en España, más allá del prestigio que tenía alguien que ostentase el título de Señor Ingeniero.

No sabrían diferenciar un argumento de ciencia ficción disparatado de un proyecto científico real.

Aquí siempre ha gustado más eso de memorizar la lista de los reyes godos. Pero duele ver que quienes nos gobiernan, no es que no quieran o no les interese que la gente sepa de ciencia, sino que ellos mismos son unos auténticos catetos en este aspecto. No sabrían diferenciar un argumento de ciencia ficción disparatado de un proyecto científico real. Que desde hace tantos años la ciencia en España dependa, en última instancia, de analfabetos funcionales respecto a la misma, es una tragedia. Al menos podrían ser discretos. Yo, cuando no tengo ni pajolera idea de algún tema, me callo y dejo que los que sí saben me aconsejen. Pero el político es un animal cabezota y con mucho orgullo. Así nos va.

Creo que la Ministra de Sanidad con su mediático comentario ha mezclado varios conceptos que como farmacéutica me gustaría aclarar. La primera parte del comentario hace referencia a la eliminación de ciertos medicamentos para afecciones leves del catálogo de medicamentos financiados por la Seguridad Social. Y es que el miércoles Sanidad hizo llegar a las Comunidades Autónomas un borrador de "Propuesta de Exclusión de Medicamentos de la Financiación del Sistema Nacional de Salud". Esta lista se compone de 456 medicamentos para tratar algunas afecciones como el estreñimiento, la tos o el exceso de secreción gástrica, y conllevará un ahorro estimado de 440 millones de euros.

La exclusión de medicamentos financiados por la Seguridad Social es una práctica común y que se realiza por diferentes motivos. El Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones ha añadido un artículo (Artículo 85 ter) a la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios  en el que se dice que esta exclusión puede hacerse si se cumple alguno de los criterios de ese artículo, como por ejemplo, que el medicamento conviva con otro medicamento sin receta con el que comparte principio activo y dosis o por estar indicado en el tratamiento de síntomas menores. Así, dentro de este marco y como medida para reducir el gasto farmacéutico se ha propuesto la exclusión de esta lista de medicamentos del sistema de financiación por parte de la Seguridad Social.

Aunque esta medida tiene un efecto importante y negativo en la economía de los pacientes, que en tiempos de crisis se vuelve todavía más contra ellos, hasta aquí todo normal (o relativamente, porque la medida conocida como “medicamentazo” tiene otra serie de implicaciones que no voy a tratar aquí). Sin embargo es la segunda parte de su comentario la que no tiene sentido ninguno. El que los medicamentos no estén financiados por la Seguridad Social no significa que se dejen de comercializar y de estar disponibles en las farmacias, sino que los pacientes tendrán que pagar el 100% de su coste. Así que estos medicamentos siguen estando disponibles y no tiene sentido que la Ministra sugiera que sean sustituidos por compuestos naturales. Y más cuando a finales del año pasado se publicó el primer documento de análisis de situación de las terapias naturales en España.

 

sin esta evidencia una Ministra de Sanidad no puede recomendar el uso de medicamentos naturales.

En dicho documento se dejaba patente que todavía es escaso el número de estudios publicados de calidad que proporcionen alto grado de evidencia sobre la efectividad de las terapias naturales en situaciones clínicas concretas mediante la aplicación de métodos científicos. Y sin esta evidencia una Ministra de Sanidad no puede recomendar el uso de medicamentos naturales. Está completamente fuera de lugar. Señora Ministra, por favor, no mezcle dos cosas que son muy diferentes. No mezcle la no financiación de unos medicamentos (con validez científica) con el uso de productos naturales que distan mucho de poder demostrar su eficacia en el tratamiento de problemas de salud, que aunque en este caso son leves, no por ello son menos importantes.

Que una ministra de sanidad defienda el naturismo es el colmo de los colmos. No voy a decir nada que no se haya dicho ya, así que solo me queda el derecho a la queja, manifestar mi disconformidad. Desde mi punto de vista, que una ministra de sanidad lleve una “powerbalance” es tan grave como que afirme que se remediarán los males de la población con métodos “naturales”. Hablan de un “ahorro” (¿ahorro para quién?) de unos millones de euros. Yo reinvertiría parte de ese dinero en formar a los ministros (saldría mucho más barato), sean del color que sean, con unos cursitos para que aprendan a distinguir el polvo de la paja, es decir, la ciencia de la pseudociencia. Para que no se dejen llevar por un anuncio que les vende una pulserita mágica,

La ciencia es más seria que todo eso. Y la salud, aún más. Al margen queda la opinión de si estos medicamentos deberían o no seguir en la lista.

 o para que no crean que el naturismo nos va a librar de nuestros males menores (o para que no paguen a un diseñador fengshui que coloque los muebles de un edificio público, o para que legalmente no se siga considerando “ocio” a tanto “astrólogo” telefónico estafador, o para que no se permita que la homeopatía se imparta en “másteres” en las universidades públicas -tremendo despropósito- o para tantas y tantas cosas que son meras estafas y sacadineros).

La ciencia es más seria que todo eso. Y la salud, aún más. Al margen queda la opinión de si estos medicamentos deberían o no seguir en la lista. Desde luego, si la filosofía es que se sustituyen por otros mejores, no tengo nada que decir, ya se verá qué pasa en unos meses. Y lo dicho: unos cursitos de formación para todo el que quiera ser ministro (de cualquier ramo), así evitaremos tener que avergonzarnos de ciertos comportamientos y declaraciones.

Hace dos días saltó a los medios la noticia, de la mano de la ministra de Sanidad Ana Mato, de que ciertos medicamentos saldrían fuera de la financiación pública. En palabras de la propia ministra: “Sacaremos del vademecum medicamentos de escaso valor terapéutico que se pueden sustituir con alguna cosa natural”. La frase, a mí entender, tiene dos mensajes: el primero viene a decir algo que a muchos en el mundo de la salud nos venía chirriando desde hace tiempo, que existe un gran número de medicamentos actualmente financiados que cuya eficacia terapéutica es escasa, están ampliamente superados o bien faltan muchos estudios para poder prescribirlos de forma correcta. Esto de por sí ya tiene suficiente peso para retirarlos de la financiación pública (que no del mercado) y más en la coyuntura económica en la que nos encontramos.

El segundo mensaje revela la incapacidad de la ministra para llevar una cartera como la de sanidad que requiere unos conocimientos técnicos además de económicos. Los asesores de este ministerio, científicos en su mayoría, han recomendado que se podría eliminar la financiación de fármacos que tratan patologías banales y autolimitadas, que deben gran parte de su acción al efecto placebo y suelen tener un precio asequible (no es tema aquí debatir si esto es o no correcto). El problema ha venido cuando alguna mente lúcida del ministerio con el aprobado de la ministra, fruto de una gran ignorancia, se le ocurrió que sería indicado añadir “alguna cosa natural” sin ser conscientes del error en el que estaban inquiriendo.

Es comprensible que la salida de fármacos de la financiación pública no va a suponer la entrada de productos naturales al mismo. Y digo que es comprensible porque desde luego las palabras de la ministra dan lugar a dudas. Pero claro, uno tampoco puede sacar conclusiones de las palabras de una persona que no entiende realmente del tema

no nos queda otra que dudar de todo, esperar una aclaración por su parte y, desde luego, reivindicar que ciertos puestos sean ocupados por personas cualificadas para ello

  que habla y cuyas palabras no revelan más que incompetencia en materia de Sanidad. Un profesional de la salud que ocupase el cargo que ocupa actualmente la señora Ana Mato, no se atrevería a caer en este tipo de ambigüedades. Más todavía sabiendo el gravísimo problema que están suponiendo las terapias alternativas en la sociedad actual. Dicho de otra forma, si un ministro o ministra competente en la materia hubiese pronunciado las palabras que ha pronunciado la ministra, entonces sí que se hubiesen encendido las alarmas de una posible sustitución financiada de fármacos por “productos naturales” (léase cualquier cosa), pero como es sabido por todos que la mujer no sabía de lo que estaba hablando, no nos queda otra que dudar de todo, esperar una aclaración por su parte y, desde luego, reivindicar que ciertos puestos sean ocupados por personas cualificadas para ello. Al final, la lista de medicamentos retirados ha sido justo eso, fármacos ineficaces y obsoletos que al retirarlos, se protege al enfermo garantizando que no se le prescribirán.

 

J. Carlos Vaqué Alcázar es Estudiante de Medicina y Divulgador, y hemos tenido el honor de contar con el en esta ocasión como Colaborador especial.

Y como dicen que al mal tiempo buena cara, aquí va algo de humor al respecto, todo sea por quitarle hierro al asunto:

Fuente: La información, Autor: Ferran Martín

Para más información, aquí os dejamos la lista de Medicamentos a excluir propuesta, original que podéis encontrar aquí. Desplegad la lista para verla con detalle :

Desplegar

  • Tratamientos del exceso de secreción gástrica (compuestos de aluminio, combinaciones de complejos de aluminio).
  • Tratamientos del estreñimiento (laxantes generadores de volumen, laxantes osmóticos, antagonistas de opiáceos -receptor opiáceo periférico-).
  •  Tratamientos antidiarreicos (preparados de carbón antipropulsivos -loperamina-)
  •  Tratamiento migraña -tratamiento clásico de migraña leve-; (alcaloides del Ergot -cornezuelo-).
  • Tratamientos del deterioro cognitivo asociado a la edad (vasodilatadores periféricos -vincamina, vinburmina, buflomedil, naftidrofurilo-).
  •  Tratamientos de hemorroides (corticoides (flucinolona, beclometasona).
  •  Tratamientos de varices y hemorroides (bioflavoniodes -diosmina, troxerutina, hidrosmina, rutosido, escina).
  •  Tratamientos de dermatitis del pañal (cremas con bajas dosis de miconazol -derivado del imidazol-).
  • Tratamiento de psoriasis (extracto de calaguala).
  •   Tratamientos de virosis tópicas o superficiales (idoxuridina, tromantadina, aciclovir, podofilotoxina, imiquimod).
  • Tratamientos tópicos de inflamaciones de origen traumático (antiinflamatorios no esteroideos tópicos (etofenamato, piroxicam, ketoprofeno, diclofenaco, ácido niflumico, suxibuzona, indometacina, aceclofenac, fenilbutazona, bencidamina, mabruprofeno, desketoprofeno, piketoprofeno, fepradinol).
  •  Tratamientos de la ansiedad leve (extracto de passiflora y crataebus, oxitriptan)
  •  Tratamientos del deterioro cognitivo asociado a la edad (piracetam, pirisudanol, ésteres de deanol, extracto de ginko folium).
  • Tratamientos de la sequedad de vías respiratorias superiores (mucolíticos -acetilcisteína, bromhexina, crbocisteina, mesna, ambrosoli, sobrerol-.
  • Tratamientos de la tos (Alcaloides del opio -codeína- y derivados -noscapina, dextrometorfano, dimemorfano, dihidro codeína-; y también cloperastina, levodropropicina, fominoben, clemastina, difenhidramina, carbinoxamina).
  • Tratamientos de sequedad ocular (lágrimas artificiales con carmelosa como agente humectante). Tratamientos de inflamación reumática leve (diacereina).
  • Tratamientos de dislipenias leves (triglicéridos omega 3).
  •  Tratamientos sintomáticos de la congestión nasal asociada a gripe y resfriado(fámacos simpaticomiméticos -pseudoefedrina, fenilefrina-). 

 
10
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Etiquetas: , ,

10 Comentarios en “Respuestas al Comentario de la Sra. Ana Mato”

  1. Avatar
    Francisco Javier Martín junio 29, 2012 at 9:01 pm #

    Me ha extrañado lo que dice J. Carlos Vaqué Alcázar: "Al final, la lista de medicamentos retirados ha sido justo eso, fármacos ineficaces y obsoletos que al retirarlos, se protege al enfermo garantizando que no se le prescribirán."

    Pero los médicos y los farmacéuticos no dicen lo mismo. Por eso los prescriben, porque funcionan. No sé qué efecto placebo pueden tener, por ejemplo, los medicamentos para tratamientos de la dermatitis del pañal o para las virosis tópicas o superficiales (aciclovir y otros). Simplemente los eliminan por tratar síntomas menores y no porque hayan salido otros mejores en su puesto. Si salen los tendremos que pagar igual. Dice el periódico La Razón que el 95% de estos medicamentos no los financia ningún país de la UE. Suponiendo que esto sea exacto, ¿qué pasa con el 5% restante, es decir, unos 21 medicamentos que sí financian otros países de la UE? Hay un medicamentazo, un recorte más en la sanidad pública.

    • Avatar
      J. Carlos Vaqué Alcázar julio 1, 2012 at 7:32 pm #

      Voy a explicarme con un ejemplo.
      Hay muchísimos más fármacos para tratar las virosis tópicas como el valaciclovir o el ganciclovir que son mucho más eficaces para el tratamiento de esta enfermedad y tienen menos efectos secundarios. Por eso digo que se protege al enfermo, porque en vez de recetarle aciclovir se le prescribirá uno más eficaz y más seguro.
      La dermatitis del pañal hace muchos años que no se trata con imidazol, hace ya tiempo que cambió esto en la guía de la asociación española de pediatría. Ahora se dan corticoides en vez de antihistamínicos.
      Este mismo ejemplo se puede aplicar a toda la lista de medicamentos expuesta (sí me he leido los 250).
      Además puedo añadir que había ya muchos hospitales en España (si no todos) que no compraban estos medicamentos (no los tenían en sus almacenes) debido a que tenían otros más eficaces, más seguros, o más baratos.
      Me dan igual los motivos que exponga el ministerio, además no veo en que forma esta medida va a ahorrar porque a las personas que se les recetaban estos medicamentos obsoletos ahroa se le recetarán los modernos más eficaces, pero bueno, mientras repercuta en el bien del enfermo.

  2. Avatar
    Roberto junio 29, 2012 at 3:01 pm #

    De fondo está el mismo problema de siempre: la falta de formación especializada de los gobernantes. Hace poco me contaba un amigo que, en su opinión, ya no hacen falta políticos, sino "expertos", cada uno en su campo. No sé si los ministros tienen detrás un grupo de asesores que sí sean expertos en la materia a tratar. Si los tienen no lo parece, y si no los tienen... el resultado final es el mismo: el que al final toma las decisiones no tiene ni puñetera idea de lo que se trae entre manos.

  3. Avatar
    Anibal junio 29, 2012 at 11:35 am #

    Compañeros, apoyo vuestras reflexiones, sólo lamento haber estado liado y no haber aportado la mia.

    Esto es intolerable.

    Un saludo.

    • Avatar
      Scruz junio 29, 2012 at 2:41 pm #

      Pa la siguiente, Anibal, sin problema 🙂

Trackbacks/Pingbacks

  1. “RTVE nos falta al respeto” | Hablando de Ciencia | Artículos - febrero 2, 2015

    […] Desgraciadamente, los encargados de legislar carecen de la base científica necesaria, lo que aporta…, como ya recogimos en HdC […]

  2. Junio en HdC | Hablando de Ciencia | Artículos - julio 2, 2012

    [...] Respuestas al Comentario de la Sra. Ana Mato [...]

  3. Respuestas al Comentario de la Sra. Ana Mato | Desde.CO - junio 29, 2012

    [...] » noticia original Esta entrada fue publicada en desde cuando por admin. Guarda el enlace permanente. [...]

  4. Respuestas al Comentario de la Sra. Ana Mato - junio 29, 2012

    [...] "CRITEO-300x250", 300, 250); 1 meneos Respuestas al Comentario de la Sra. Ana Mato http://www.hablandodeciencia.com/articulos/2012/06/28/respuestas...  por termopila hace [...]

  5. Bitacoras.com - junio 28, 2012

    Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: El pasado lunes la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, en la quinta edición del Foro ‘Ideas Diálogo en Sanidad’ organizado por Farmaindustria y Europa Press. daba un discurso sobre la sostenibilidadd.....

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies