Muertos Vivientes

Hoy vamos a hablar de muertos vivientes. Pero de los de verdad. ¿Creías que no existían? Pues estabas muy equivocado. Sí que existe un caso clínico, una patología, que convierte a una persona en un muerto viviente real. El paciente puede oler como su carne se pudre y sentir como sus órganos dejan de funcionar poco a poco hasta convertirse en un auténtico zombie al que se le ha negado el derecho a morir. Hablamos, por supuesto, del Síndrome de Cotard.

Jules Cotard fue un neurólogo francés que vivió a mediados del siglo XIX. Entre otras cosas trabajó en el Hospice de la Sapêtrière con Charcot, donde comenzó a interesarse por los accidentes cerebro vasculares y sus consecuencias. Más tarde, entraría como cirujano de infantería en la guerra franco-prusiana y finalmente, durante sus últimos 15 años de vida en Vanves hizo interesantes contribuciones a la medicina en los campos de la diabetes y sobre todo, en el de las patologías delusivas, es decir, aquellas afecciones delirantes relacionadas con la percepción del mundo.

París, 1880. El Dr. Cotard presenta en el congreso de Medicina el caso Mademoiselle-X. Es el primer muerto viviente descrito por la medicina. A partir de aquí, su nombre pasará a ser parte de la historia del diagnóstico psiquiátrico. El trastorno Nihilista o de negación, también llamado Síndrome de Cotard, es un caso extraño y extremo de la hipocondría. También se presenta adicionalmente en algunos  trastornos graves como la esquizofrenia o lesiones cerebrales. El síndrome puede presentarse en grados leves o en estadío profundo, convirtiendo al afectado en un infierno unipersonal con patas.

Si bien esta afección se conocía ya de antes, fue el Dr. Cotard quién lo describió por primera vez y quién además se interesó muchísimo por él, como demuestra el estudio realizado sobre Mademoiselle-X, obviamente un alias para defender la intimidad de la paciente. Esta señora, por ejemplo, creía carecer de diversas partes de su cuerpo y de la necesidad de alimentarse, ya que estaba muerta. Como había muerto pero no había ido ni al cielo ni al infierno comenzó a negar la existencia de Dios y el diablo. Más adelante llegó al punto de creer que estaba eternamente condenada y que ya no podría morir de una muerte natural.

El Dr. Cotard

En general los pacientes con este síndrome llegan a creer que sus órganos internos han paralizado toda función, que sus intestinos no funcionan, que su corazón no late e incluso que se están pudriendo, llegando a presentar alucinaciones olfativas que confirman y alimentan su delirio, como olores a carne putrefacta o deformaciones visuales.

En sus estadíos más profundos el paciente llega a defender la idea de que en realidad él mismo está muerto e incluso que han fallecido familiares o amigos, aunque pueda verlos e interaccionar con ellos. En ocasiones, como en el caso de Md.-X, presentan un una idea de inmortalidad, como si se hubiera convertido en un “alma en pena” o un zombie. Cuando el síndrome aparece de manera aguda, el afectado comienza a negar la existencia del exterior y e incluso la propia existencia, provocando un aislamiento del mundo. En ocasiones, también presentan una ausencia de sensación de dolor, unida a automutilaciones, ideas suicidas y diversos tipos delirios, como por ejemplo los de sentir gusanos bajo la piel.

Este síndrome de irrealidad profunda ha sido descrito ya en algunas ocasiones modernas y tratado con terapia Electroconvulsiva (o TEC) la cual parece dar buenos resultados al restablecer el flujo sanguíneo en zonas afectadas de la corteza frontal, ganglios basales y tálamo, según indican los análisis de IRMf aplicados a los pacientes. Sin embargo, no se ha hallado todavía un patrón significativo o repetitivo en las lesiones cerebrales por lo que se desconoce la causa del mismo. Algunos investigadores han visto en las técnicas de neuroimagen algunas lesiones inespecíficas que afectan al procesamiento visual.

Aunque todavía no se ha descrito muy ampliamente su afectación neurofisiológica, por suerte para los afectados, los tratamientos aplicados, aunque pueden resultar un poco bruscos, (desde luego no he encontrado un eufemismo mejor para la TEC), resultan bastante satisfactorios y puede recuperarse al paciente e incluso tratarlo para que recupere una vida normal.

Y es que a veces, la realidad supera con creces a la ficción. Por que los Zombies existen, aunque puedan ser solo unos pocos en el mundo, y no precisamente fruto de un malvado experimento biológico o de una mutación insana. No, en ocasiones la culpa hay que echársela a este cerebro nuestro, tan complejo y único que es capaz de condenarnos para siempre o de encontrar la solución a un problema de tamaña envergadura. Me pregunto yo: ¿Qué clase de historias habrán inspirado a lo largo de los siglos estos incomprendidos, todavía, por la ciencia? Por suerte ahí están mentes como la de Cotard o la de muchos doctores modernos luchando por convertir a unos pobres monstruos de ultratumba, si se me permite la fea analogía, en gente de nuevo sana y feliz.

Santiago Campillo

 
Más Información

Share

Etiquetas: , , ,

24 Comentarios en “Muertos Vivientes”

  1. tiago 28 septiembre, 2013 en 16:11 #

    lo que los cientificos declararon es berdad

  2. santiagocarmona 6 agosto, 2012 en 23:39 #

    Interesantísimo, lo que la paranoia puede llega a hacer…

  3. Raúl 4 agosto, 2012 en 15:49 #

    “En sus estadíos más profundos el paciente…” Estadios, los estadíos no existen.

    • Scruz 4 agosto, 2012 en 21:39 #

      Gracias por la aportación!

      La elección del término fue intencionado. El hecho de que la RAE no reconozca todavía la palabra “estadío”, cuyo origen sea muy probablemente fuente de un error que se ha repetido hasta convertirse en un término propio de la jerga biológica y médica, en mi humilde opinión, no implica que no exista.

      La única manera de que esta y otras palabras cuyo uso es propio de una charla más técnica, y que poseen un significado específico, sean reconocidas por la RAE es precisamente utilizándolas.

      El Castellano es un lenguaje vivo y cambiante (y si no que se lo digan a los últimos cambios de ortografía, muchos de los cuales me tienen en fuerte desacuerdo) y la única manera de que siga evolucionando es precisamente así.

  4. sargentopez 4 agosto, 2012 en 1:10 #

    ¡Que bueno! En mis tiempos mozos escribí una historia sobre un tipo al que le llega una carta de un muerto informándole de que él también esta muerto y dándole las instrucciones precisas sobre como comportarse en adelante. El personaje al principio no puede creérselo, pero no tiene pulso y poco a poco su cuerpo va descomponiéndose. Al final lo asume, y termina realizando una gran puesta en escena para la presentación de su muerte al gran público.
    A ver si va a ser asi y es que a estos “muertos vivientes” les falló el correo.

    • Scruz 4 agosto, 2012 en 15:32 #

      Suena la mar de interesante! si está en la red, sería genial poder leerlo :D

  5. albertomgandara 3 agosto, 2012 en 17:26 #

    Hace tiempo me hablaron de este síndrome, pero solo por encima.

    Muy grande, me ha gustado mucho!

  6. Scruz 3 agosto, 2012 en 17:22 #

    Muchas Gracias a todos, em alegro de que os haya gustado. (y sí, da un poquito de miedo :D )

    No dejéis de investigar, que este tema es sumamente interesante!!

  7. Victor Tagua 3 agosto, 2012 en 13:57 #

    Muy buen post y además, de los que a mí me gustan: los misterios del cerebro y los trastornos raros que se pueden desarrollar.
    Y hablando de zombies, a los que les guste el tema, les recomiendo también leerse este de Alexis
    http://www.hablandodeciencia.com/articulos/2012/04/23/the-walking-dead/

    • Scruz 3 agosto, 2012 en 17:23 #

      Gracias Victor!

      Y desde luego, no dejéis pasar el post de Alexis, que fue el que inspiro este mismo, por cierto :P

  8. josedavid 3 agosto, 2012 en 11:31 #

    Hola.
    Magnifico post, me ha gustado mucho.
    Yo, que realmente puedo considerarme hipocondriaco, no llego a estos extremos y desconocia que se pudiera llegar a esos puntos de hipocondria. Indagare mas acerca del Síndrome de Cotard.
    Saludos.

  9. Quimitube 3 agosto, 2012 en 10:50 #

    La verdad es que esto del cerebro es como una especie de abismo que te corta la respiración te asomas… ¡Qué entrada tan sumamente interesante! (Y un poquito terrorífica). Enhorabuena.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Leyendas urbanas que se hicieron realidad - Sin Censuras - 28 agosto, 2013

    [...] El muerto viviente. Una de las leyendas de terror más populares son aquellas que cuentan la historia de personas que [...]

  2. Leyendas urbanas que se hicieron realidad | Sin Censuras - 27 junio, 2013

    [...] El muerto viviente. Una de las leyendas de terror más populares son aquellas que cuentan la historia de personas que [...]

  3. Leyendas urbanas que se volvieron realidad - 23 febrero, 2013

    [...] 6. El muerto viviente. Una de las leyendas de terror más populares son aquellas que cuentan la historia de personas que llevan una vida normal y que conviven con los demás, pese a haber muerto hace algún tiempo, situación de la que nadie se ha percatado, hasta que sucede algo extraordinario que revela dicha verdad. Eso fue lo que les pasó a Robert Young y Marcos Rubinson, quienes llegaron a la casa de su amigo Jeffrey Jarrett, a quien aparentemente “se le pasaron las copas”, para llevárselo a dar una vuelta por la ciudad. Young y Rubinson montaron a Jeffrey en el automóvil para llevaron a diversos bares y otros centros nocturnos. Al notar que su amigo no se estaba divirtiendo, decidieron regresarlo a su hogar. A la mañana siguiente, uno de los dos pensó en la posibilidad de que Jarrett podría estar muerto, así que rápido se dirigieron a su casa para así comprobar que efectivamente su colega había fallecido. Debido a lo hecho una noche anterior, los dos hombres fueron acusados de robo de identidad, suplantación criminal y abuso de un cadáver. [...]

  4. 10 leyendas urbanas que se hicieron realidad | horadeponerla.com - 19 febrero, 2013

    [...] 6. El muerto viviente. Una de las leyendas de terror más populares son aquellas que cuentan la historia de personas que llevan una vida normal y que conviven con los demás, pese a haber muerto hace algún tiempo, situación de la que nadie se ha percatado, hasta que sucede algo extraordinario que revela dicha verdad. [...]

  5. ¡Espeluznante! 10 leyendas urbanas que se hicieron realidad | Informativo La Voz - 19 febrero, 2013

    [...] El muerto viviente. Una de las leyendas de terror más populares son aquellas que cuentan la historia de personas que [...]

  6. Lo más leído de 2012 en HdC | Hablando de Ciencia | Artículos - 1 enero, 2013

    [...] Daniel Martín Reina13. Confirmado: el CERN descubre el Bosón de Higgs de Daniel Martín Reina12. Muertos Vivientes de Santiago Campillo Brocal11. Pequeño pero matón. ¡Ojo con el metanol! de Luis Moreno Martínez [...]

  7. Muertos Vivientes | Caso.CO - 4 agosto, 2012

    [...] » noticia original Esta entrada fue publicada en me caso por admin. Guarda el enlace permanente. [...]

  8. Muertos Vivientes | Caso.CO - 4 agosto, 2012

    [...] » noticia original Esta entrada fue publicada en a caso por admin. Guarda el enlace permanente. [...]

  9. Muertos Vivientes | Caso.CO - 4 agosto, 2012

    [...] del Síndrome de Cotard. etiquetas: sindrome de cotard, psicología, delusión » noticia original Esta entrada fue publicada en el caso por admin. Guarda el enlace [...]

  10. Bitacoras.com - 3 agosto, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy vamos a hablar de muertos vivientes. Pero de los de verdad. ¿Creías que no existían? Pues estabas muy equivocado. Sí existe un caso clínico, una patología, que convierte a una persona en un muerto viviente real. El pacien…..

  11. Muertos vivientes - 3 agosto, 2012

    [...] Muertos vivientes http://www.hablandodeciencia.com/articulos/2012/08/03/muertos-vi…  por acausapie hace nada [...]

Deja un comentario