Nómadas a ras de suelo

Cuando uno piensa en hormigas piensa en hormigueros... pero una vez más la vida rompe todo tipo de estereotipos y tópicos. Para darme la razón en esto que afirmo hablo hoy sobre la existencia de unas hormigas americanas nómadas. ¡Vaya si dan juego estos Himenópteros!

Las hormigas legionarias (de la subfamilia Ecitoninae) caminan y caminan, no se estacionan (salvo en etapa reproductora de la reina). Van con lo necesario para perpetuarse a cuestas, incluso con sus larvas y huevos, a lo que se suma el alimento que deben proporcionar a sus larvas. A su paso van devorando todo lo comestible que se encuentran, mayoritariamente insectos. Y esto es solo el comienzo...

Aviso: se recomienda a los lectores coger papel y lápiz para esquematizar toda la red de relaciones que va a ofrecerse a continuación. De no ser así se puede acabar con un dolor de cabeza considerable, aparte de muy confuso.

Imagino que a veces, caminando por el campo, os han saltado liebres, conejos, perdices o algún otro animal...pues a las hormigas les pasa lo mismo, a su paso van saltando todo tipo de insectos que si antes eran imperceptibles ahora pasan a estar a disposición de una serie de predadores. Dicen los datos que hasta 70 mil insectos pueden ser devorados en un día a raíz del paso de las hormigas legionarias.

No hablo de que alguna especie de tal o cual grupo animal se aproveche ocasionalmente de la forma de vida de estas hormigas, si no de que hay muchos animales de diversos órdenes y phyla que interaccionan directamente con estos insectos: arañas, escarabajos y mariposas, vertebrados como las culebrillas ciegas (Anfisbénidos), o numerosas especies de aves. De entre las aves se sabe que especies pertenecientes a cuatro familias conforman lo denominado "seguidoras profesionales” (que toman el 50% de su alimento gracias a estas hormigas), mientras que otras especies de 13 familias son "seguidoras habituales", que no tienen la necesidad vital de depender de las hormigas legionarias, aunque aprovechan el recurso debidamente. Para que no haya confusiones: hasta ahora no he hablado de que éstas aves se coman a las hormigas, lo que hacen es aprovecharse de los insectos que van levantando a su paso.

Y esto no es todo, hay una serie de mariposas que siguen a los pájaros que acabo de mencionar , esto es debido a que en las deyecciones de estas aves obtienen los minerales que requieren. Todo un lío, una red de relaciones densa, pero no todo acaba aquí.

En la Amazonia se conforman auténticos bandos de aves alrededor del frente de avance de estos Himenópteros. Se conoce también de algunas aves que ingieren a las propias hormigas legionarias o sus larvas, pudiendo ser esto la causa de que a veces las hormigas opten por realizar sus desplazamientos grandes por las noches.

Ha de entenderse que para las aves y demás animales que siguen a estos insectos nómadas, el enjambre no es más que una mancha que se desplaza por el suelo generando alimento a su paso. Para atrapar a sus presas, los pájaros se sitúan varias horas al día sobre la colonia de hormigas, ya sea en ramas, hojas o el propio suelo, esperando que el alboroto formado levante a sus presas. Como en el mismo instante llega a haber varias especies distintas de aves viviendo del enjambre, se hace vital algún tipo de coordinación interna. Parece ser que las aves de mayor tamaño se ubican en la zona central, accediendo a la mejor parte del festín. A su vez, éstas obligan a las aves de tamaño medio a ocupar círculos concéntricos más periféricos, haciendo lo mismo estas aves con las de tamaño pequeño. Se sabe que algunas aves que migran del norte al sur del continente americano también recurren a esta fuente alimenticia, pero las especies residentes todo el año condenan a estas ocasionales a permanecer en una zona más periférica.

Podemos añadir más eslabones a la red de relaciones al decir que hay lagartijas y anfibios que se alimentan de las hormigas y también pueden incluso acabar siendo presas. Por parte de las" aves hormigueras" no penséis que son las reinas de la selva, causan un efecto llamada de rapaces ornitófagas, que, alertadas por tanta algarabía, no dudan en acercarse y disfrutar su propia parte del festín.

Dicen que para detectar en plena selva una colonia de hormigas la táctica consiste en oír los cantos de pájaros de los que siempre siguen a la procesión de insectos nómadas... y bien pensado este método es lo más lógico del mundo. Dicen también que una vez más cerca ya no solo oyes pájaros, sino moscas y avispas parásitas que usan a las hormigas para reproducirse. Otra manera de detección es observando la cantidad de insectos que huyen del lugar.

Ya lo sabéis, si alguna vez tenéis la oportunidad de estar en la selva estad bien atentos, nunca se sabe qué sorpresa os puede estar esperando.

Álvaro Luna

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Etiquetas: , , , , , ,

2 Comentarios en “Nómadas a ras de suelo”

  1. Ununcuadio Septiembre 6, 2012 at 9:33 am #

    jajaja, muy intresante, pero por el título pensaba que ibas a hablar de árabes nómadas, jajaja, y me he quedado con la curiosidad.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Septiembre 6, 2012

    Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Cuando uno piensa en hormigas piensa en hormigueros… pero una vez más la vida rompe todo tipo de estereotipos y tópicos. Para darme la razón en esto que afirmo hablo hoy sobre la existencia de unas hormigas americanas nómadas.....

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies