Centrales nucleares: La radiactividad, el “coco” del siglo XXI

Pero, ¿qué es realmente la radiactividad? Si nos dejáramos guiar de la concepción general que se tiene, casi se podría decir que es una especie de virus, o un veneno que se va acumulando en el cuerpo hasta matarnos.

En cualquier caso, se tiene la concepción general de que la radiactividad es algo completamente artificial, otra cosa cuya patente exclusiva pertenece a la humanidad.

Nada más lejos de la realidad: la radiactividad, y la radiación son fenómenos tan naturales como la lluvia o las erupciones volcánicas. De hecho, en el preciso instante en el que estás leyendo esta frase, astuto lector, y yo escribiéndola, estamos recibiendo dosis de radiación del entorno que nos rodea. Sin excepciones. Da igual que estés en la calle con tu smartphone, en una cafetería con tu portátil, en tu casa con tu sobremesa, o incluso en una verde pradera sin un alma a varios kilómetros a la redonda.

Pero no te asustes, ni corras a apagar todo aparato electrónico a tu alrededor, porque eso no tendrá ninguna influencia en las dosis que recibas.

La radiactividad, como proceso, consiste en la desintegración de un ión radiactivo inestable, cuyas fuerzas internas eléctricas y nucleares no se compensan, en otro ión distinto y radiación ionizante, la cual hace que se inicie el proceso de nuevo, en un ión distinto, creando una reacción en cadena. Para hacernos una idea de cuán común es este proceso, ahora mismo conocemos cerca de 2000 iones, de los cuales solo unos 284 son estables.

Ahora, durante este proceso de descomposición, se emite una radiación, llamada ionizante, mencionada anteriormente, que arranca electrones de las capas de valencia de los átomos, cambiando sus enlaces moleculares. Puede estar compuesta de partículas cargadas o neutrones.

Pero tranquilos, la radiación ionizante no “viaja” muy lejos. Esto es porque sigue la regla de la inversa del cuadrado de la distancia, lo cual significa que se reducirá de manera importante la cantidad de radiación ionizante recibida en cuanto más nos alejemos de la fuente.

Y ahora voy a lo importante: ¿cuál es el efecto que causa en los seres vivos? Pues, dado que, como acabo de describir, la radiación ionizante arranca electrones de las capas de valencia atómicas, convirtiendo los átomos en iones, cambiando su composición, y, por ende, sus enlaces moleculares. Esto, en un ser vivo, puede causar cambios en sus funciones biológicas, especialmente en las glándulas secretoras. Lo cual, a partir de cierto punto, puede llegar a ser perjudicial, e incluso, mortal.

Por otra parte, el cuerpo humano (y el de cualquier ser vivo, por supuesto) puede absorber la radiación, y dejar que esta se neutralice por sí sola. Esto ocurre naturalmente. Por otra parte, cuando las dosis son muy altas, se suele suministrar yodo vía oral, lo cual neutraliza el efecto del yodo radiactivo. Se neutraliza específicamente el yodo radiactivo, pues nuestro cuerpo lo absorbe al torrente sanguíneo como haría con los átomos de yodo estables. Pues ocurre que la mayor concentración de yodo en el cuerpo humano es en la glándula tiroides, y dado que sabemos el efecto que tiene la radiación ionizante en los órganos de los seres vivos... podéis ver a donde voy.

Pero, ¿qué dosis de radiación se necesita recibir para sufrir efectos adversos? Normalmente oímos en las noticias referencias a que se superaba tantas veces la cantidad máxima permitida. Pero, ¿cuál es esa cantidad?

Las dosis de radiación se suelen medir en energía (medida en julios) depositada por la radiación por unidad de masa, y se usan varias unidades distintas, como el Gray, o el Sievert. Nos vamos a centrar en el Sievert, que usa aparte un factor para ponderar el tipo de radiación.

Vamos a usar como referencia esta útil tabla hecha y publicada  por el autor del webcómic de humor científico xkcd (aviso, está en inglés).

(Disclaimer: puede no ser completamente precisa, como admite el autor, pero por eso solo la usamos de referencia, y aparte, sentíos libres de visitar las fuentes que se dan y buscar otras nuevas para contrastar)

Tabla de referencia de dosis

Como podéis observar, entre lo más notable es el límite mínimo anual relacionado con la aparición del cáncer, que está en 100 miliSieverts (mSv). O las dosis límites para casos de emergencia, que son 100 y 250 miliSievert en un corto período de tiempo, según la gravedad del caso. Y, por último, las dosis letales, mientras se reciban en un corto período de tiempo: 4 Sievert, que no suele ser letal con tratamiento, y dosis mayores de 8 Sievert, las cuales siempre causan la muerte. Hay que remarcar que “corto período de tiempo” puede referirse desde una semana a un mes, obviamente, a cuanto menor el tiempo en el que se recibe, más efecto tiene una misma dosis.

Y no puedo acabar sin remarcar, de la misma tabla, algunas dosis que llaman la atención:

  • Dosis media recibida en la zona de exclusión (10 km) de la central de Fukushima (dos semanas): 1 mSv (aunque anota que algunas áreas recibieron dosis bastante más altas)
  • Dosis recibida por los trabajadores de la central de Fukushima: 100 mSv
  • Dosis máxima recibida en los exteriores de la central de Three Mile Island: 1 mSv
  • Dosis recibida en una hora en el recinto de la central de Chernobyl en 2010: 6 mSv en un punto, aunque anota que puede variar bastante.
  • Mamografía: 400 micro(µ) Sievert
  • Tomografía axial computerizada (TAC) de la cabeza: 2 mSv
  • TAC del pecho: 7 mSv
  • Dosis media recibida “de fondo”, principalmente por causas naturales o exámenes médicos : 4 mSv
  • Dosis recibida por usar un teléfono móvil o estar cerca de una antena de telecomunicaciones (ya que emiten el mismo tipo de radiación): 0 µSv, dado que  la radiación que emiten estos transmisores no es ionizante.

Ángel Santana Dorta

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedin

Etiquetas: , ,

11 Comentarios en “Centrales nucleares: La radiactividad, el “coco” del siglo XXI”

  1. dimas tovar pérez Febrero 5, 2013 at 10:42 pm #

    estamos cerca de una planta nuclear en laguna verde,veracruz,cómo prepararnos para un desastre termonuclear...qué medidas de PREVENCION a seguir..por favor ¿ quien nos orienta ¿ gracias............sean felices...feliz año 2013...........

  2. dimas tovar pérez Febrero 5, 2013 at 10:31 pm #

    cómo protejernos de las radiaciones en general y de la radiación del material de deshecho que es transportado en qué ¿¿¿saludos de poza rica veracruz,México--------

  3. Jose Enrique Octubre 18, 2012 at 3:12 pm #

    Hola,
    estoy completamente de acuerdo. En la vida normal se tiende a evitar el termino radiación, radiactivo, etc. La mayoría de la gente no se da cuenta (o no nos damos cuenta) de que es una cosa normal, la radiación nos rodea y vivimos con ella día a día. Esta claro que la diferencia la marca la dosis. Como intenté explicar en una entrada, desde el plátano que comemos hasta la persona que tenemos al lado producen radiación. Por si te pudiera interesar :

    http://lahoracero.org/radiacion-bananas-homeopatia-y-marie-curie/

    Saludos,

  4. gt7h1 Octubre 16, 2012 at 6:26 pm #

    La serie sobre radiación ha sido muy interesante, aunque la verdad es que a veces me lío un poco (no es culpa de los redactores, sino de mi pereza intelectual de no leer con atención hasta entender bien). Como sea, lo tengo como referencia a la hora de confrontar con muchos de mis amigos que están en contra de la energía nuclear por ideología más que por postura informada.

    Y sólo quiero agregar que la tabla de XKCD está traducida al español en el siguiente sitio:
    http://perarduaadastra.eu/2011/03/grafico-sobre-dosis-de-radiacion/

    Muchas gracias por esta labor informativa.

  5. Ununcuadio Octubre 16, 2012 at 12:54 pm #

    ¡Muy interesante! Gracias por este post...

    Una duda, ¿cómo de peligroso es el Ra? En una asignatura nos hablaron de que los materiales de la casa no aíslan de su radiación, y así si estamos en un suelo contaminado es peligroso.

    • angelsantana Octubre 16, 2012 at 3:25 pm #

      Es una cosa curiosa tu pregunta, dado que la fuente de la mayor parte del Ra radiactivo al que estamos expuestos proviene de los materiales de los que están construidas nuestras viviendas, concretamente, del granito, cuya composición incluye uranio.
      En la cadena de descomposición del uranio radiactivo está el radón, en forma de gas, que respiramos, y que se descompone en otros materiales radiactivos sólidos -dentro- de nuestros pulmones, lo cual da lugar a complicaciones.
      Pero no hay que preocuparse mucho: las dosis recibidas por el radón se incluyen dentro de la dosis "de fondo" de 4 mSv mencionada en el artículo.
      Espero haber sido de utilidad, Uuq !

      • Ununcuadio Octubre 17, 2012 at 11:31 am #

        ¡Claro que sí! Supongo que equivoqué Ra con Rn... desastre de química 😛

        • angelsantana Octubre 17, 2012 at 11:23 pm #

          Bueno, doble pifia, tambien tuve un desliz jajaja
          Pero bueno, tanto el radio como el radón tienen el mismo origen, en la descomposicion del uranio, solo que el radón es más peligroso, al ser un gas.
          Pues mira, hiciste una pregunta y te respondieron dos, que buen deal jaja
          Saludos!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Centrales Nucleares: ¿cómo se gestionan los residuos? [3/3] | Hablando de Ciencia | Artículos - Noviembre 6, 2012

    [...] Y gracias a esta gestión de los residuos y de la actividad que involucra emisiones de radiación, podemos acabar mostrando, en porcentajes, qué dosis de radiación según su origen recibe la población (como media anual). Para saber más acerca de la radiactividad, es recomendable visitar el post de esta misma serie de artículos, de nombre La radiactividad, el “coco” del siglo XXI. [...]

  2. Bitacoras.com - Octubre 17, 2012

    Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: Pero, ¿qué es realmente la radiactividad? Si nos dejáramos guiar de la concepción general que se tiene, casi se podría decir que es una especie de virus, o un veneno que se va acumulando en el cuerpo hasta matarnos. En c......

  3. La radiactividad, el coco del siglo XXI - Octubre 16, 2012

    [...] La radiactividad, el coco del siglo XXI http://www.hablandodeciencia.com/articulos/2012/10/16/centrales-...  por acausapie hace nada [...]

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR