Monólogos para atraerlos a todos y atarlos a la ciencia (I)

Caramelos

Photo by Joanna Kosinska on Unsplash

Las bacterias molan un montón, pero la mayoría de la gente no lo sabe y es que en general se piensa en las bacterias como unos seres sencillos y muy aburridos. Así que este es mi punto de partida en lo que divulgación científica se refiere. Pero… ¿es posible convencer a la gente de que las bacterias molan (mucho) y que disfruten del proceso?  Yo creo que sí, sobre todo si compartes pequeñas curiosidades que pueden ser incorporadas en cualquier conversación. Por ejemplo, seguramente alguna vez os han dicho que el azúcar causa las caries, pero ... ¿y si os dijera que esto es MENTIRA?

En realidad, el azúcar por si mismo no causa las caries sino que las verdaderas culpables son unas bacterias que viven en nuestra boca y que se llaman bacterias cariogénicas. Estas bacterias utilizan los azúcares que hay en los alimentos que comemos para producir ácido láctico. Pero empecemos por el principio...

Bacterias aisladas de saliva

Las bacterias de nuestra boca tienen una vida muy difícil así que normalmente forman grandes comunidades bacterianas donde viven todas juntas y que conocemos con el nombre de placa dental. Si, esa cosa viscosa que aparece sobre nuestros dientes después de comer es donde se acumula la mayor parte de bacterias de nuestra boca (de ahí que sea tan importante cepillarse los dientes después de las comidas). Hacer esta placa dental es un esfuerzo tan grande para las bacterias que solo la producen cuando saben que son suficientes para poder "construirla"  y que realmente les va a valer la pena tanto esfuerzo. Y para saber esto, las bacterias se comunican mediante un sistema que se llama quorum sensing y que les permite no solo sentirse sino también saber cuantas de ellas viven en un sitio determinado. Así solo cuando las bacterias "sienten" que están en grupo empiezan a formar la placa dental.

¿Y por qué es importante la placa dental? Pues porque de ella depende la aparición de enfermedades tan comunes como son la caries o la enfermedad periodontal (gingivitis y periodontitis), ya que actúa como una “fortaleza” donde las bacterias se hacen más fuertes y más resistentes contra los antibióticos. A medida que aumenta la cantidad de bacterias cariogénicas, que convierten el azúcar en ácido, el pH de nuestra boca disminuye y cuanto más ácido es el ambiente más bacterias productoras de ácido hay. Así cuando en nuestra placa dental hay un desequilibrio entre las bacterias cariogénicas y las bacterias "normales" la acidez de la boca provoca la desmineralización de los dientes (por la pérdida tanto de calcio como de fosfato) y esto causa la rotura del esmalte.

Por lo tanto, al contrario de lo que piensa mucha gente el azúcar no produce las caries, son las bacterias las verdaderas culpables ya que son ellas las que desencadenan su aparición. Sin embargo, lo que si es cierto es que tanto la cantidad  del azúcar que tomemos como la frecuencia con la que comamos alimentos ricos en azúcar puede influir en su aparición.

“Un monólogo para gobernarlos a todos, un monólogo para encontrarlos, un monólogo para atraerlos a todos y atarlos a la ciencia”

Andrea Muras

Facebooktwitterredditpinterestlinkedin

Etiquetas: , , , ,

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies