Archive by Author

Margarita, del verbo investigar

Ha muerto la Gran Dama de la bioquímica patria. La que la introdujo en España, la que la desarrolló, la que le dedicó hasta su última sinapsis . Ayer la ciencia perdió una de sus luces más brillantes. Esa discípula de Severo Ochoa, que transcribió sus palabras en su ADN: «Un país sin investigación es un país sin desarrollo.»

Hoy Margarita Salas no acudirá a su laboratorio. Llegó la hora de abandonar la ciencia y descansar. Y, como su admirada Rita Levi-Montalcini, no será porque así lo establezcan las leyes de los hombres, que no entienden su pasión por investigar; serán las de la naturaleza las que lo habrán decidido. Su corazón ha dado el último latido, su cerebro ha echado el cierre. 

Margarita no sólo nació con una sesera bien pertrechada y una pasión sin límites, además lo hizo en la familia adecuada. Era 1938, pero sus padres tenían muy claro que tanto sus hijas como su hijo tendrían una formación completa. Más tarde tuvo la suerte de contar con la recomendación de Severo Ochoa, lo que le abrió las puertas de su director de tesis, Alberto Sols, nada convencido del genio femenino: «Bah, una chica. Le daré un tema de trabajo sin demasiado interés, pues si no lo saca adelante, no importa». 

Pese a los prejuicios y al machismo imperante, Margarita abrió a empujones todas las puertas que pudo, dejándolas abiertas para las que llegaron después. Aunque no lo hizo sin ayuda. Su marido tuvo que dejar de trabajar con ella porque todos los méritos se los achacaban a él (gracias, Eladio). Pero su esfuerzo y su pasión han sido reconocidos. Fue la primera mujer en desembarcar en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (1988) y es una de las siete académicas de la RAE. Además ha sido la primera española en ganar el Premio al Inventor Europeo 2019 en la categoría Logro de Toda una Vida y ¿por qué? Por tener la patente más rentable del CSIC.

Sí, la ciencia básica hace dinero, y como decía Severo Ochoa y ella misma repetía: «Hay que hacer investigación básica de calidad. Hay que dejar al investigador libertad para hacer su trabajo. Y así, saldrán resultados que no son previsibles a priori y que redundarán en beneficio de la sociedad.»

Gracias, Margarita. Por ser una pionera, por defender la ciencia básica, por promover la divulgación científica, por hacer dinero para la ciencia. Gracias por todo. Descansa ahora, nosotros mantendremos la llama de la ciencia encendida.

Patricia Libertad

Más información

Radiografía de la patente más rentable de la historia de España.

Homenaje a la científica Margarita Salas en su 80 cumpleaños.

Margarita Salas. Investigadora en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa.

 

La estela del tiempo

No hay vestigio de un principio, ni perspectiva de un fin.

Earth: inside and out; James Hutton

Observemos nuestras uñas. ¿Podemos ver como crecen? ¿Y el pelo? ¿Por qué? Imaginemos que tenemos que demostrarle a alguien que las uñas y el pelo crecen. ¿Cómo lo haríamos? Vamos con este intento: visualicemos un reloj de arena que poco a poco va quedando vacío a medida que los granos caen. Ahora un canguro que salta en el campo desde un punto ‘A’ a un punto ‘B’ mientras el sol se pone atrás de la montaña. Para explicar estos sucesos es necesario mirar un poco hacia atrás y aplicar nociones de algo que conocemos bien. El mismísimo concepto de tiempo. ¿Pero que como un canguro saltando o la arena cayendo en el reloj nos ayudaron a imaginar algo tan abstracto? Eso es porque para la mayoría de las personas el tiempo es algo discontinuo, así como local, puesto que cada tiempo se detiene con el movimiento. Por ejemplo, la edad de nuestro canguro sigue siendo siempre la misma si ya no crece; una piedra tiene y suma edad si crece, pero ya no tiene ni suma desde que deja de crecer, etc.

Read More...

7 preguntas acerca de la píldora anticonceptiva

Llevo tiempo viendo que hay mucho misticismo alrededor de la píldora anticonceptiva, tanto en su repercusión en la salud como en su efectividad.

En las últimas semanas he visto comentarios que la calificaban como un veneno, un producto machista que el patriarcado utiliza para tenernos a las mujeres en vereda y cuyo principio activo, cuando lo tiene, claro, se consigue a costa de secuelas en nuestro organismo.

A raíz de este asunto he echado de menos un texto que responda a las preguntas que ya he respondido una y mil veces en redes sociales explicando punto por punto cada “porqué” que se me ha puesto por delante cada vez que daba una respuesta.

¿Qué es la píldora?

Para el que no lo sepa, la píldora es un método anticonceptivo hormonal que inhibe la ovulación en la mujer y, por lo tanto, impide la fecundación en el caso de que haya relaciones sexuales sin protección. No obstante, ésta no sirve de anticonceptivo de barrera, por lo que no nos protegerá de las infecciones de transmisión sexual (ITS).

Para facilitar la lectura, a continuación pondré algunas de las preguntas/afirmaciones con las que me he encontrado y las respuestas/correcciones que he dado.

Read More...

De células y de célulos

Querido amigo/a, te voy a contar una pequeña historia que yo sé que ya conoces. Tú ves porno. Si… No lo niegues. Yo veo porno, tú ves porno, Ella/Él ve porno, nosotr@s vemos porno y no sigo porque me conjugo aquí todo el verbo del tirón. El caso. A ti te han puesto toda la vida, a la célula como una estrella del porno: Si es hombre, tiene un pene de 80 cm, está cachas que no veas y te hace malabares en la cama, cual machote que es; si es mujer, tiene las tetas como dos carretas, pesa 20 kilos y tiene un culazo. Pero, además, lo peor, es que todos tenemos que ser así. Y ahora te digo yo, ¡pues no! ¡Que le den a los artificios! ¡Y que le den a las células! Hombre ya… Porque, aunque tu no lo creas, estás lleno de célulos. Y de células, claro. Pero de esas… menos. Me explico.

Un célulo no es nada menos, ni nada más, que la versión moderna de la célula. No está de moda ser perfecto. Un célulo, no lo es. Cuando por tus oídos llega la palabra ‘célula’, tu cabeza se imagina, casi instintivamente, una estructura perfecta y simétrica. Aunque, totalmente anodina. Yo, hoy, y, únicamente para este artículo, decido llamar célulo a cualquier célula que no adopte la forma de célula que te acabas de imaginar en tu cabeza cuando lo has leído. Pero, recuerda, cuando acabes de leerlo, la palabra célulo dejara de existir, ¡caput! Hay que tener un mínimo de rigor.

Read More...

Tierra. Poemas y música de las esferas

El proyecto “Tierra. Poemas y música de las esferas” representa la búsqueda artística de una relación amistosa con nuestra planeta, de una Nueva Cultura de la Tierra que reivindica el equilibrio entre sus ‘esferas’: geosfera, hidrosfera, atmósfera, biosfera y antroposfera. Es un homenaje de respeto a nuestra oikos o casa común, a la vez que una expresión de afecto a la pequeña tierra que cada cual pisa o guarda en su corazón.

Se ha plasmado en un CD-libro de creación colectiva en el que participan varias decenas de artistas (poetas, músicos, rapsodas, fotógrafos, pintores). La obra tiene un pie en el arte de la música y la palabra; el otro, en la geología. El primero se apoya en la sólida trayectoria del grupo de música tradicional O’Carolan. El segundo, en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza, donde Lope Ezquerro y José Luis Simón han alumbrado el concepto de Música de la Tierra. Las colaboraciones de María José Hernández, Joaquín Pardinilla, Emilio Gastón, el grupo vasco Oreka TX o Joan Manuel Serrat redondean esta antología amigable de ‘geomúsica’ y ‘geopoesía’.

La faceta más original del proyecto es música creada a partir de sucesiones de estratos geológicos. Las piezas musicales en que ha cristalizado este ‘experimento’ acompañan a los poemas en una simbiosis perfecta. En la antigua Grecia, Pitágoras formuló la idea de que la música es expresión de la armonía del Universo. Los astros se mueven produciendo sonidos armónicos en virtud de las proporciones aritméticas de sus órbitas alrededor de la Tierra: lo llamaron Música de las Esferas. La ciencia ha descubierto ciclos en la variación del movimiento orbital de la Tierra, que afectan a la atmósfera y al clima terrestre y, a través de éste, se traducen en patrones cíclicos de algunas secuencias de capas sedimentarias. Transformando esos ciclos sedimentarios en una partitura musical podemos crear una Música de la Tierra que al mismo tiempo, en la medida en que es metafóricamente expresión sonora de la armonía cósmica, representa también la Música de las Esferas.

Read More...

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies