Archive | Biología RSS for this section

Darwin y las leyes de la herencia de Mendel

Portada del diario The New York Times donde se anuncia el asesinato de Abraham Lincoln.

Situémonos en 1865. El año que vio el nacimiento del género literario de la «ciencia ficción» con la publicación de la novela de Julio Verne «De la Tierra a la Luna», es el mismo en que el matemático Charles Lutwidge Dodgson publica (bajo seudónimo) «Alicia en el país de las maravillas»; también es el año en que Abraham Lincoln es asesinado; y en lo que nos ocupa ahora, el año en que un monje y naturalista austríaco llamado Gregor Mendel presenta su investigación sobre la hibridación de los guisantes en dos reuniones ante la Sociedad de Historia Natural de Brno: la primera el 8 de febrero, y la segunda el 8 de marzo.

Read More...

Boca de mar, anguliñas…. ¿qué comemos exactamente?

Una pregunta que todos nos habremos hecho en algún momento de nuestras vidas es: ¿qué es exactamente un palito de cangrejo o boca de mar? ¿es marisco? O si las famosas anguliñas son realmente pequeños peces… En realidad, todos estos productos tienen un mismo origen, no siempre cercano al aspecto final del alimento.

El surimi es un término derivado del japonés que hace referencia a “músculo de pescado picado”, haciéndonos ya una idea del origen de estos productos. El producto originario y principal en Japón, derivado del surimi, es el denominado kamaboko. Para acercarlo un poco a la cultura occidental, sería algo así como una mortadela semicircular fabricada a base de una pasta de carne de pescado, la cual utilizan como guarnición o para acompañar con diferentes salsas (algo así como las patatas fritas).

Read More...

Monos sudorosos (5/5): Los parásitos también evolucionan

Pediculus humanus

Se ha dicho que solo tres especies animales echarán de menos al ser humano cuando éste desaparezca. Y ninguna de tales especies es Canis canis, el perro común, pese a la dependencia que tiene de los humanos. Pero los perros son tan similares a los lobos que es muy posible que un buen número sobreviva a la extinción de los humanos.

Las tres especies antes mencionadas son parásitos exclusivos del H. sapiens. De hecho, han evolucionado con él. Son Pediculus humanus capitis, el piojo de la cabeza; P. humanus corporis, el piojo de la ropa y Pthirus pubis, las ladillas. Cabría añadir a las chinches, Cimex lectularius, pero no tengo tan clara su dependencia exclusiva de los humanos, aunque parasite sobre todo las camas.

Es interesante resaltar la evolución de piojos y ladillas. Dado que tanto piojos de la cabeza como ladillas habitan en los pelos, el hecho de que sean especies distintas no relacionadas nos da una pista del momento en que entre el pelo de la cabeza y el del pubis se abrió un amplio «desierto» libre de pelos, es decir vello fino. En cualquier otro mamífero, los parásitos de ambas regiones no tienen por qué diferenciarse, pues pueden entrar en contacto con facilidad, así como con el resto de la piel.

Read More...

Monos sudorosos (4/5): Carnívoros lampiños

Varios fueron los cambios que condujeron, primero a los australopitecinos y luego a los humanos, y el bipedismo fue uno de ellos; también la pérdida de pelo y el desarrollo del cerebro. Sin ir más lejos, este último llevó a un conflicto con el tamaño del canal pélvico, pues un cráneo grande en las crías dificulta su salida del útero. El resultado fue que las crías nacen con el cerebro aún no del todo formado, lo que obliga a un desarrollo más prolongado; ésto a su vez obliga a una estructura social compleja y permanente, pues hay que proteger a las crías por un período más prolongado; los chimpancés alcanzan la madurez a los 8 o 10 años, los gorilas a los 13 años, mientras que un humano necesita alrededor de los 18 años. No es solo por el tamaño del cerebro, también se relaciona con un mayor número de procesos intelectuales que almacenar, es decir con una estructura cerebral más compleja. Read More...

Monos sudorosos (3/5): Adiós a la selva

El Orden de los Primates apareció entre el Paleoceno y el Eoceno (aunque algunos indicios apuntan al Cretácico Superior), como adaptación a las selvas tropicales. Atributos tales como la visión frontal, las manos prensiles (y la cola, cuando la poseen), el cerebro muy desarrollado, el aparato digestivo adaptado a la alimentación típica de la selva, todos ellos son comunes a la gran mayoría de los primates. Por eso, cuando en África surgió el Rift y provocó cambios climáticos que conllevaron la desaparición de algunas selvas, eso supuso un serio problema para los primates de la zona; algunos se extinguieron, al no poder adaptarse al nuevo entorno, pero otros evolucionaron para adaptarse a dichos cambios. Entre ellos están nuestros antepasados.

Read More...

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies