Archive | Biología RSS for this section

Animales que se automedican

Mono capuchino (Cebus capucinus), una de las especies de las que tenemos constancia de que se automedican. Fotografía de Steven G. Johnson (Fuente: Wikimedia Commons).

El uso de fármacos para curar enfermedades es una capacidad compleja y muy beneficiosa que muchos atribuirían exclusivamente al ser humano, ya que requiere la capacidad consciente de detectar un problema de salud, saber identificar un posible tratamiento para ese problema, y administrarlo en la dosis apropiada (ya que si es demasiado pequeña no surtirá efecto, y si es demasiado alta podría incluso resultar letal).

Por extraño que nos resulte, esta capacidad de automedicarse la presentan bastantes animales, que emplean remedios naturales (como plantas u otros animales tóxicos) para tratar o prevenir sus enfermedades.

Si hacemos un poco de memoria, seguramente todos hemos observado comportamientos en animales que nos han resultado llamativos, como ese de los perros cuando comen hierbas, algo que en principio no esperaríamos que formase parte de su dieta, pero sin embargo se sabe que les limpia los intestinos (lo cual no es un caso de automedicación, pero ilustra la idea).

El concepto de automedicación en animales se denomina zoofarmacognosia (del griego "animal", "droga" y "conocimiento", es decir, el conocimiento animal de las drogas terapéuticas o fármacos). Determinar si un caso en el que un animal consume un recurso que le aporta beneficios se trata o no de zoofarmacognosia puede ser complicado, ya que a menudo puede resultar borrosa la línea que separa la automedicación de un consumo habitual en la dieta con propiedades casualmente beneficiosas. Para determinar si un caso es o no zoofarmacognosia, por convenio se establecen los siguientes criterios que deben cumplirse:

Read More...

El ácido salicílico: del sauce a las aspirinas

Todos hemos tomado alguna vez, o al menos nos suenan muy familiares, las aspirinas, unos medicamentos generales utilizados contra el dolor (analgésicos), la fiebre (antipiréticos) y la inflamación (antiinflamatorios). En realidad, este es su nombre comercial, denominándose de forma correcta ácido acetilsalicílico (AAS), obtenido a partir del denominado como ácido salicílico (AS).

El AS es una hormona vegetal implicada en gran cantidad de procesos y funciones dentro de la planta, como la germinación de las semillas, el cierre estomático, la senescencia de las hojas, el crecimiento y respiración celular, la tolerancia a estreses abióticos (salinidad, sequía, temperaturas), pero sobre todo en la resistencia de las plantas frente a las enfermedades provocadas por diferentes patógenos. Este último e importante papel de la hormona AS en las plantas fue descrito en el año 1979 por Ray F. White, quien observó como aplicando una solución de aspirina en hojas de tabaco reducía significativamente el daño producido por el virus del mosaico del tabaco (VMT) sobre ellas, además de que se provocaba un aumento en la concentración de proteínas defensivas de la planta en dichas hojas.

Read More...

¿Qué estás comiendo?

Mosca de la salmuera (Ephydra hians) con la burbuja protectora que le permite bucear en el Lago Mono. Crédito: Floris van Breugel / Caltech.

La nutrición es una de esas funciones que todo ser vivo que se precie debe tener en cuenta. Seguir en el tablero de la vida depende de conseguir nutrientes o de evitar nutrir a otros. Si te pregunto de dónde obtendrías energía, puede que me respondas “de un muffin, que tiene mucho azúcar” o “de un potaje de lentejas, que mi abuela decía que eran muy buenas”. Pero eso es porque tú, Homo sapiens, vas a lo fácil. Comer un bistec o una ensalada es de mainstream. Las especies que vienen a continuación se salen de lo normal para ser unos verdaderos gourmet.

La primera protagonista es la mosca del petróleo (Helaeomyia petrolei). Petróleo y vida parece un romance del que nada bueno puede salir… o tal vez no. La casa de este díptero se encuentra en California, en una balsa de petróleo al aire libre en el Rancho La Brea. Aquí sus larvas se bañan en el oro negro. Nadan lentamente sobre la superficie para poder respirar, aunque no dudan en zambullirse de vez en cuando. ¿Y qué comen? Son carnívoras, se dan un festín con los insectos que quedan atrapados en su piscina. Vivir en semejante entorno implica que irremediablemente tragues un poco del medio al abrir la boca. Se podría decir que las larvas de H. petrolei son pequeños saquitos de petróleo. No está claro cómo evitan que estas sustancias afecten a su fisiología. Sin embargo, dentro de su digestivo guardan un ecosistema donde viven bacterias como Providencia rettgeri y especies del género Acinetobacter. La larva les ofrece nutrientes nitrogenados y un pH de 6,5 para que se sientan a gusto. Tal vez la clave se encuentre en el gran repertorio de enzimas para disolver compuestos orgánicos que tienen estas inquilinas.

Read More...

Con sabor a Ciencia

El ser humano, como todos los demás seres vivos, necesita energía para sobrevivir. Esta energía se obtiene a partir del alimento que ingerimos, el cual se utiliza como combustible para que el cuerpo pueda realizar todas sus actividades. Actualmente nos encontramos en un mundo, en otra época inimaginable, en donde solo debemos abrir el refrigerador para encontrar una serie de alimentos que sirven para satisfacer nuestros paladares y necesidades gastronómicas. No obstante, en algún momento necesitamos “sudar la gota gorda” - cazar, recolectar - para obtener alimento. La evolución ha inventado un mecanismo espectacular que permite satisfacer nuestras necesidades alimenticias y sobresalir como especie. Aunque no lo creas este mecanismo es el placer por comer.

Cuando el alimento entra en el sistema digestivo a través de la boca es degradado por las enzimas y por el ácido estomacal, convirtiéndolo en moléculas más pequeñas que luego liberan energía en un proceso conocido como metabolismo. El alimento se compone de diferentes nutrientes, químicamente hablando necesitamos tres tipos de sustancias para sobrevivir: glúcidos (los mal llamados carbohidratos), proteínas y lípidos. Además para tener una buena salud también necesitamos minerales (sustancias inorgánicas presentes en los alimentos)  y vitaminas que son imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo.

Read More...

¿La oveja Dolly envejeció prematuramente?

Hace dos meses escasos que se han cumplido 20 años de un anuncio que conmocionó a la opinión pública, y a la comunidad científica en particular. La oveja Dolly, el primer animal clonado a partir de una célula adulta, nacía el 5 de julio de 1996 en el Instituto Roslin de Edimburgo. Dolly, criada en las instalaciones del Instituto junto con decenas de ovejas de diferentes razas, permaneció en un apacible anonimato –motivado por las gestiones para obtener las patentes relacionadas con la técnica empleada– hasta la rueda de prensa multitudinaria que se celebró en el Instituto el 22 de febrero de 1997, días antes de la publicación del artículo científico que daba cuenta de los detalles en la revista Nature el 27 de febrero [1]. Desde ese momento, tres nombres entraron en los libros de historia: Dolly, Ian Wilmut y Keith Campbell.

El Instituto Roslin se dedicaba por entonces a investigar todo lo relacionado con los grandes animales de granja, desde su biología molecular, pasando por su genética, embriología, reproducción y desarrollo, hasta su crecimiento y, por supuesto, su bienestar. A pesar de que tanto el Instituto como otras empresas llevaban bastante tiempo trabajando en diferentes técnicas de clonación y habían obtenido resultados positivos, el caso particular de la oveja Dolly desató una oleada de reacciones. Y como era de esperar, los medios de comunicación se lanzaron sobre la noticia con vivo interés.

Read More...

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies