Archivo | Filosofía RSS de esta sección

Etiquetando el mundo para conocerlo mejor

Rober-Firma

etiquetasHablar bien de las etiquetas en un mundo lleno de prejuicios y estereotipos de toda índole como es el nuestro puede parecer poco correcto o deseable en un principio. El discurso que pretende prevenirnos de los perjuicios del estereotipo y nos conmina a huir de las etiquetas, a no encasillar a las personas, a no juzgarlas en base a unos pocos aspectos a menudo superficiales y a ir más allá de esa extraña superficie para descubrir las semejanzas que nos unen y hallar un espacio de encuentro donde comprender las diferencias que nos separan, está presente en muchos lugares que todos visitamos con frecuencia. No es mi intención criticar este discurso, pero no está de más recordar que las etiquetas son igualmente necesarias para conocer el mundo que nos rodea, por lo que más que “huir de las etiquetas”, yo propongo que etiquetemos con más acierto o con mejor criterio, porque en mi opinión, el problema no está en etiquetar, sino en hacerlo mal o siguiendo criterios poco adecuados en algunos casos.

 

Sigue Leyendo >

Share

Vacas y humanos. O de por qué necesitamos a Darwin en las humanidades

Paulo-Firma

Holstein_cows_large

El episodio más surrealista de mi vida de estudiante ocurrió ya hace unos años. Un distinguido profesor, que mantendremos en el anonimato como gesto de cortesía, sacó en clase el tema del darwinismo. Naturalmente, la asignatura no tenía nada que ver con aquello. Así que de forma automática, mis orejas se irguieron como las de una gacela Thompson y mostré el máximo interés en lo que el señor iba a decir, ya que el asunto en cuestión me era (y es) muy querido. Pero lo que comentó el señor fue más o menos lo siguiente: que lo que proclamara el darwinismo le daba igual pues él, literalmente, no tenía nada que ver con una vaca ni con un mono.  Que el ser humano era algo misterioso y sagrado, que estaba al margen de todo eso. Y ya está. Lo curioso del asunto, a mi entender, es que esta visión de nuestra especie no brota de una postura religiosa, sino de una (en teoría) abiertamente secular, sin dioses.  ¿Cómo es posible que un filósofo secular y ateo reniegue de la teoría de la evolución y de sus consecuencias? ¿Por qué ese desprecio hacia uno de los pilares de la biología contemporánea?

Sigue Leyendo >

Share

El Desarrollo de la Física Experimental

Filotecnologa-Firma4

Arduo camino el del experimento

Situémonos en el siglo XVIII, época en la que  las ciencias clásicas, tales como la astronomía, la estática y la óptica geométrica eran fácilmente matematizables. En la primera mitad del siglo  se empiezan a desarrollar las llamadas ciencias baconianas, ciencias experimentales para las que las matemáticas quedaban lejos. Indagar en las ciencias baconianas presentaba dificultades particulares. Los filósofos naturales que se dedicaban a ello tenían ante sí un amplio espectro de fenómenos y un desbordado crecimiento de experimentos donde la regularidad brillaba por su ausencia.

descomnposicion de la luz

Los hechos se establecían con cierta dificultad porque los resultados de los experimentos variaban considerablemente atendiendo a factores que escapaban por completo del control y en ocasiones de la comprensión del investigador. Como por ejemplo, la humedad atmosférica e incluso la estática acumulada en las ropas del observador en los experimentos de naturaleza eléctrica.

Aún más, la repetición de una experiencia ya establecida podía arrojar resultados que hiciesen dudar de ella. Recordemos el famoso experimento de la descomposición de la luz en sus colores, que había fracasado anteriormente en Francia, Italia y Países Bajos. Newton hizo prismas mejores.

Los filósofos naturales afrontaban esta situación dotados de herramientas metodológicas y conceptuales que no siempre concedían sus deseos. Al final, lo que buscaban era la matematización de los fenómenos.

Sigue Leyendo >

Share

Importancia de la metáfora en la ciencia

Rober-Firma

dnabinary_Bigstock_6828236Anunciar que esta vez quiero escribir sobre la figura de la metáfora puede hacer que algunos piensen que no voy a hablar sobre ciencia. Lo habitual suele ser encasillar a la metáfora en el cuadro de las figuras literarias, lo cual se ve como un tema “de letras” o de “humanidades”. Amable lector, si eres de los que piensan así, lamento informarte de que no podrías estar más equivocado. Y quién sabe, quizá este breve texto contribuya a tender un puente entre dos mundos que mucha gente percibe como diametralmente opuestos (ciencias vs letras). En realidad no lo son, y una buena novela de ciencia-ficción puede ser un ejemplo de que una cosa no solo no riñe con la otra, sino que ambas pueden contenerse mutuamente. 

Sigue Leyendo >

Share

La vida, la muerte, el universo y todo lo demás

Paulo-Firma

Llamamos “nuestra vida” a un efímero chispazo de luz entre larguísimas temporadas de oscuridad. Antes de “nuestra vida”, elSeti1a universo había existido durante unos 13.700 millones de años, así que aparecemos cuando ya está todo hecho y en acción. Nuestra existencia es posible gracias a procesos o leyes naturales como la evolución, la gravedad que permite la formación de nuestro planeta y del Sol tal y como son, o la fusión nuclear de las estrellas, en cuyo interior se cuecen los elementos químicos que nos componen íntimamente. Asimismo,  cuando desaparezcamos todas las demás cosas seguirán su curso, indiferentes, miles de millones de años más, en una eterna expansión. Y ahí, a medias, somos arrojados a un mundo extraño, curioso y repleto de fenómenos que en principio no comprendemos. Podíamos haber nacido en la ciudad de Atenas de hace dos mil cuatrocientos años, en la Florencia del Renacimiento o en una ruda caverna del Paleolítico. Pero simplemente estamos aquí y ahora, en alguna comunidad de un particular estado-nación y en lo que llamamos la Era Contemporánea. Y desde esa atalaya, no otra, nos hemos empeñado en entender a un cosmos que parece absolutamente ajeno a nuestros anhelos; a lo que denominamos “nuestra condición humana”.

Sigue Leyendo >

Share