Archivo de Tags: genética

Pelirrojos

Perfil Jose Luis Moreno

Los etíopes dicen que sus dioses son de nariz chata y piel negra, 

los tracios que tienen ojos azules y pelo rojizo.

Jenófanes de Colofón

Helena de Troya. Obra de Anthony Frederick Augustus Sandys (wikimedia commons)Los pelirrojos han tenido muy mala prensa a lo largo historia. En la Grecia clásica se pensaba que cuando un pelirrojo moría se convertía en una especie de vampiro (no de los que chupan la sangre). La tradición judía identificaba el llamativo color rojo del pelo con el fuego y éste con lo maligno y el infierno, de ahí que se nos cuente que Lilith, la primera esposa de Adán (que abandonó el Edén por propia iniciativa) se convirtiese en la concubina de Asmodeo, el rey de los demonios.

La Edad Media bebió de estas tradiciones folclóricas, que se vieron reforzadas por la crueldad mostrada por los vikingos durante sus incursiones. Estos pueblos nórdicos se dedicaron durante buena parte de la Alta Edad Media a saquear los territorios que encontraban en su camino de expansión y conquista, siendo uno sus principales objetivos los monasterios de las órdenes religiosas. Los monjes, tras vivir experiencias de sangre y horror, se encargaron de propagar la idea de que los vikingos, uno de cuyos principales cabecillas fue Erik Thorvaldsson (conocido como Erik el Rojo por el color de su pelo), eran la mismísima encarnación del diablo. En este periodo de la historia los pelirrojos fueron tachados de personas malvadas, de brujos y practicantes de las artes oscuras.

Esto ya es historia, así que veamos qué tiene que contarnos la ciencia.

Sigue Leyendo >

Share

PHdC 54: férulas de descarga, miopía genética y canales de vuelo

¡Volvemos como cada semana con una nueva edición de PHdC!

Estas son las preguntas que responderemos esta semana:

  • ¿Cómo funciona una férula de descarga?
  • ¿En la miopía genética lo que se hereda es el tamaño del ojo?
  • ¿Cómo se determinan los canales de vuelo para que los aviones no colisionen?

No os preocupéis si vuestra pregunta no se responde inmediatamente. Es posible que esté en cola esperando ser publicada o que sea una pregunta que le esté dando más quebraderos de cabeza de lo normal a nuestros expertos compañeros. Os pedimos paciencia.

Os recuerdo el enlace en donde podéis encontrar las distintas formas de hacernos llegar todas vuestras dudas. ¡Atrévete con todas esas preguntas que nunca te atreviste a hacer o que nadie te supo responder!

Sigue Leyendo >

Share

De zorros y hombres

Luis Hernández Marín

Todos sabemos que la agricultura y la ganadería fueron vitales para la trasformación de nuestros antepasados de una sociedad de cazadores-recolectores a la sedentarización , y el proceso que subyace de esos dos grandes hitos de la historia de la humanidad es la domesticación  de plantas y animales.  Este gran paso ha contribuido de forma notable a que el hombre haya alcanzado un crecimiento exponencial siendo en la actualidad más de 7 mil millones de personas en el mundo, pero a día de hoy poco sabemos sobre la domesticación y como funciona, hay muchos interrogantes aun sin responder, por ejemplo ¿Cómo el perro puede tener tantas razas tan diferentes entre sí siendo todas la misma subespecie? ¿Por qué la cebra nunca ha podido ser domesticada mientras que el caballo un pariente próximo suyo fue domesticado hace 5500 años?

Sigue Leyendo >

Share

Los humanos somos únicos, ¿no? (Parte II)

Perfil HdC

Madres. Vía stock.xchng

Continuamos con la serie iniciada en la anterior entrada que analiza el artículo titulado: ¿Qué nos hace humanos? Respuestas desde la antropología evolutiva (What makes us human? Answers from evolutionary anthropology) y que apareció publicado a finales del año pasado en la revista Evolutionary Anthropology.

 

Sigue Leyendo >

Share

Reseñas HdC: El gen egoísta

Victor-Pascual-Firma

El gen egoísta

Richard Dawkins

Lengua: Español (traducción)

Nº de páginas: 402 (contando notas finales)

Encuadernación: tapa blanda

Precio: a partir de 12,40€

Editorial: Salvat

ISBN: 978-84-345-0178-2

Edición nº 14

 

Sigue Leyendo >

Share