Tag Archives: plagas

Thaumetopoea pityocampa, la procesionaria

Foto tomada este pasado 19 de marzo en El Escorial, Madrid.

Nada más salir del frío, entre marzo y abril, empezamos a ver hileras de orugas cerca de pinos, cedros y abetos. Hileras de larvas con pelos urticantes que provocan más de un susto. Si tienes perros o niños pequeños, sabes que estas orugas son peligrosas. Sus pelos urticantes contienen una toxina termolábil ( la toxina se destruye al alcanzar una temperatura elevada) denominada taumatopina y pueden provocar intensas reacciones alérgicas.

"En julio los adultos se reproducen y cada hembra pone unos 200 huevos por nidada, los huevos permanecen durante agosto. Cuando llega septiembre los huevos eclosionan y las larvas se alimentan de las hojas del árbol hasta que llega el invierno,donde construyen bolsas en las que permanecen protegidas y juntas hasta que pasa el frío. Solo salen del nido al atardecer para alimentarse. Sus nidos son fácilmente identificables ya que forman bolsas de buen tamaño en las copas de los pinos, cedros y abetos. Una vez que pasa el duro invierno, las larvas permanecen en el árbol un mes más alimentándose vorazmente. Bajan del árbol y buscan un terreno donde poder enterrarse y convertirse en crisálida. Permanecen escondidas hasta junio donde salen del suelo como adultos con alas.

Read More...

El asco hecho cucaracha

1301002436tkk5uVEn realidad el título debería ser por qué nunca me planteé estudiar biología… A mi historia del pájaro-murciélago que entró hace un año en mi cocina, se suma la experiencia paranormal del otro día: Me encontraba lavando los platos del fregadero, cuando un horripilante monstruo me agredió desde el fregadero. Grité, tiré lo que tenía entre las manos y me fui. Tanta impresión me dio que me daba miedo asomarme de nuevo y…, sí, me arrastré por el suelo rescatando el bote de insecticida contra cucarachas y hormigas. Me incorporé poco a poco como si fuera una misión de camuflaje y empecé a echar insecticida como una loca (que soy). Y ya cuando preveía que no me iba a atacar, me atreví a volver a mirar, aunque no paré de echar el mata-cucarachas hasta que dejó de mover mínimamente cualquier apéndice.

Read More...

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR