Reseñas HdC: Un científico en el País de las Maravillas

Un científico en el País de las Maravillas

Autor: Edzard Ernst

Editorial: Next-Door Publishers S.L.

Colección: El Café Cajal

Año: 2018

Páginas: 235

ISBN: 978-84-947810-7-0

Precio: 23€

Leer más...

3C: Casos, Cosas y Ciencia. Parte 1.

Todos nosotros nos hemos encontrado cara a cara con un gato, hemos tenido una manzana entre manos, nos hemos sumergido en una bañera y hemos deleitado la vista con enormes torres de construcción humana. ¿Ya la pillaste? Todos estos objetos cotidianos tienen relación con Ciencia y con científicos.

En esta entrada vincularemos casos y cosas con los genios que tuvieron que ver con ellas y los maravillosos desarrollos científicos que nos dejaron.

El fruto del manzano, con apariencia brillante y jugosa, es el protagonista del inicio de nuestra historia, ¡ah!, los pasteles también. El inicio de este relato se lleva a cabo en la antigua Grecia, probablemente en Abdera. Hace ya unos 2400 años Demócrito, conocido como el filósofo que ríe debido a su particular forma de mirar la vida y sus acontecimientos -en palabras actuales sería el eterno optimista-, se preguntaba cuál sería la partícula elemental de todo. La historia nos cuenta que en cierta reunión de saberes filosóficos estaban reunidos Demócrito, su maestro Leucipo y algunos otros participantes quienes al calor del vino pensaban acerca de la suposición, aparentemente natural, que afirma que cualquier trozo de materia, por muy pequeño que sea, siempre puede dividirse en otros trozos aún más pequeños. Las acaloradas discusiones llevaron al ejemplo del pastel de manzana (otros relatos sugieren que se trataba de solo una manzana) que para dar abasto a todos los participantes tuvo que ser cortado en la mitad y la mitad en la mitad y así sucesivamente. Esta sucesión de cortes llevó a la concepción mental de que un último hipotético corte permitiría llegar a una partícula fundamental e indivisible bautizada como átomo (del griego: sin partes). Fue una gran idea, ahora sabemos que es cierta, pero Aristóteles, otro gran filósofo griego se encargó de sepultarla. Este error perduró lastimosamente durante un poco más de 2000 años, hasta que durante la primera década de 1800 John Dalton planteara su teoría atómica, sentando las bases de la química actual.

Leer más...

Lo Mejor de la Semana (27 de enero - 2 de febrero)

En esta sección de Hablando de Ciencia pretendemos dar un repaso a noticias relevantes producidas en los últimos días, a las que por falta de tiempo o personal no hemos podido dar la cobertura que se merecen. Pero eso no es excusa para que no estemos informados de lo que se cuece en este mundo y podamos enterarnos o debatir sobre los últimos descubrimientos y avances científicos. Si además algún lector quiere aportar las suyas, bienvenido será. Puedes utilizar los comentarios o mandarnos un mail a nuestro correo (hablandodeciencia@gmail.com) o en Twitter (@HdCiencia).

Leer más...

Lo Mejor de la Semana (20 - 26 de enero)

En esta sección de Hablando de Ciencia pretendemos dar un repaso a noticias relevantes producidas en los últimos días, a las que por falta de tiempo o personal no hemos podido dar la cobertura que se merecen. Pero eso no es excusa para que no estemos informados de lo que se cuece en este mundo y podamos enterarnos o debatir sobre los últimos descubrimientos y avances científicos. Si además algún lector quiere aportar las suyas, bienvenido será. Puedes utilizar los comentarios o mandarnos un mail a nuestro correo (hablandodeciencia@gmail.com) o en Twitter (@HdCiencia).

Leer más...

Los locos terraplanos

La Gran Tortuga Gran A'Tuin soporta sobre su caparazón a cuatro enormes elefantes que sostienen el Mundodisco. Las novelas de Terry Pratchett ubicadas en el Mundodisco giran en ocasiones sobre Gran A'Tuin. Al contrario que nuestros terraplanistas, los personajes ficticios de estas novelas sí han comprobado la existencia de los elefantes y de la tortuga usando grúas que les han llevado más allá del horizonte.

Los creyentes de la Tierra plana es un grupo organizado de gente, relativamente reciente, o al menos desde que son conocidos, que sostiene que la Tierra que habitamos no es un planeta, sino que es un disco plano, con centro en el Polo Norte, y limitado al sur por una barrera de hielo que impide que el agua de los océanos caiga.

En esta entrada intentaré mostrar un sencillo experimento para comprobar que esa idea, que parece absurda, en realidad lo es aún más.

En primer lugar, la idea fundamental del experimento va a consistir en considerar que, si la Tierra es plana, cada circunferencia alejada del Polo Norte (cada paralelo) es mayor cuanto más lejos esté de manera creciente, mientras que si es esférica el máximo se alcanzará en el ecuador, para ir decreciendo posteriormente hasta el Polo Sur.

Por tanto, bastaría comprobar cuanto mide, en la realidad, mediante una circunnavegación del continente antártico para sacarnos de dudas sobre cuál es la realidad. Un experimento perfectamente plausible.

En primer lugar, si observamos una posible trayectoria en Google Earth, podemos comprobar que nos indica que la longitud de una circunnavegación está en unos 17.000 km. Obviamente, debemos tener en cuenta que los creyentes de la Tierra plana no se fiarán de Google Earth, un programa de ordenador realizado por malvados científicos con el fin de engañarnos. Pero, aprovechando que la Sociedad de la Tierra Plana va a organizar un crucero de lujo por la Antártida, podrían realizar un sencillo experimento.

Leer más...

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies