Lluvias de estrellas

¿Una lluvia de qué? Sí, he leído estrellas pero, un momento, la estrella que más conozco es el Sol. El Sol mide muchas veces lo que la Tierra. Su diámetro es de 109 veces el de la Tierra y el Sol no es una estrella muy grande. Parece que algo no cuadra… Pero entonces si no son estrellas… ¿qué son?

Son granitos de arena. Una arena dejada en el camino de la tierra alrededor del Sol por los cometas. ¿Y qué es un cometa? Un cometa es un cuerpo hecho de hielo y tierra. Al viajar alrededor del Sol se va derritiendo, igual que los helados que ahora con el calor se hacen indispensables. Al derretirse dejan en el espacio muchos granos de arena.

El grano de arena al entrar en la Tierra debe atravesar una capa de aire y al rozarse con ella desaparece en forma de surco luminoso, a estos granitos se les denomina meteoros. Frota tus manos rápido, ¿notas el calor? El mismo fenómeno tiene lugar entre el grano de arena y la capa de aire que tienes encima de tu cabeza, llamada atmósfera. El grano se desintegra en el aire y es muy complicado que llegue a tierra, no os asustéis.

No sé si ya habéis visto alguna vez una lluvia de estrellas, bueno, lluvia de meteoros, pero cuando se observa bien parecería que las estrellas salen de un punto del cielo. Esto es así pues es La Tierra la que se encuentra con la nube de arena. Tira una bola de plastilina al suelo y verás como la zona de impacto es una muy bien determinada. Imagina que la bola de plastilina es La Tierra y el suelo son los granitos dejados por el cometa y “voila”.

Al punto de donde parecen surgir las estrellas se le denomina radiante. Los observadores aficionados de lluvias de meteoros se dedican entre otras cosas a determinar este punto. Observan el fenómeno junto con un mapa de estrellas donde van dibujando las estelas que ven y lo fuerte que es el trazo. Si se ven muchos meteoros entonces se utiliza una grabadora para poder disfrutar del espectáculo mientras se toman notas.

Para disfrutar de este espectáculo debes alejarte de las zonas iluminadas de la ciudad. Como vas a pasar mucho tiempo mirando al cielo lo mejor es que te sientes en una tumbona mirando a la zona del radiante. Por la noche la temperatura baja y como vas a estar quieto puedes pasar frío así que mejor observar con algún abrigo. No hace falta ningún instrumento pero si te llevas unos prismáticos podrás ver objetos del cielo mientras vigilas el cielo con la mirada.

El radiante de la lluvia es lo que le da nombre a la lluvia de estrellas, por ejemplo, Las Perseidas tienen su radiante en la constelación de Perseo. El cometa que la hace posible es el Swift-Tuttle.

La fase de la luna el día del máximo es fundamental para determinar si el espectáculo va a ser grande o no. Una luna llena dificulta mucho la observación de este tipo de fenómenos.

Por cierto… es costumbre pedir un deseo cada vez que se ve un meteoro así que aprovecha para pedir todos los deseos que quieras.

Miguel Manzano

Facebooktwitterredditpinterestlinkedin

Etiquetas: , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mayo en HdC | Hablando de Ciencia | Artículos - junio 1, 2012

    [...] Lluvias de estrellas [...]

  2. Bitacoras.com - mayo 11, 2012

    Información Bitacoras.com...

    Valora en Bitacoras.com: ¿Una lluvia de qué? Sí, he leído estrellas pero, un momento, la estrella que más conozco es el Sol. El Sol mide muchas veces lo que la Tierra. Su diámetro es de 109 veces el de la Tierra y el Sol no es una estrella muy grande.....

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies