El telegrama Zimmermann

La Primera Guerra Mundial, también llamada La Gran Guerra, se desarrolló desde 1914 a 1918 y tomaron parte más de 30 países de todo el planeta. Su inicio, de todos conocido, fue el asesinato en Sarajevo del archiduque Francisco Fernando de Austria y su esposa el 28 de junio de 1914. Como consecuencia de este atentado, Austria declaró la guerra a Serbia y comenzó su invasión, dando comienzo a la guerra debido a la activación del sistema de alianzas: Rusia se unió a Serbia, Alemania apoyó a Austria, y así sucesivamente. En 1918 la guerra concluyó con victoria del bando aliado (Serbia junto con todos los países que la apoyaron) sobre las potencias centrales (Austria junto a Alemania y sus apoyos).

Inglaterra se unió al conflicto el 4 de agosto declarando la guerra a Alemania en la medianoche. La primera acción bélica consistió en que el carguero “Telgonia”, antes del amanecer, cruzó el Mar del Norte hasta Emden, situado en el final de la costa holandesa y principio de la alemana. En dicho lugar procedió sistemáticamente a rastrear el fondo y retirar todos los cables transatlánticos submarinos que comunicaban por medio del telégrafo a Alemania con el resto del mundo. Se eliminaron 5 cables, uno de ellos enlazaba con Brest, en Francia,  otro con Vigo, otro con Tenerife y dos con Nueva York, pasando por las Azores. En el Mediterráneo, Alemania utilizaba otros de propiedad inglesa, que dejaron de estar a su disposición. Como consecuencia de esta acción, que se revelaría crucial, Alemania quedaba incomunicada por cable para el envío de telegramas, por lo que debería utilizar forzosamente la radio en su lugar. Usó una potentísima estación situada en Nauen, cerca de Berlín. Sin embargo todos los mensajes en radio estaban sujetos a la interceptación del enemigo, cosa inevitable, por lo que necesitaban utilizar métodos de cifrado.

 

Debido al uso sistemático de la criptografía en los mensajes alemanes, Inglaterra estableció una unidad dedicada en exclusiva a su análisis, que sería conocida como Sala 40. Su primer director fue el almirante Oliver, y entre los primeros criptoanalistas se encontraba Alfred Enwing, un ingeniero eléctrico, el verdadero artífice de la unidad. Poco después, el almirante Oliver fue ascendido al Estado Mayor, y se hizo cargo de la dirección el Almirante William Reginald Hall, que aunque carecía de conocimientos criptográficos fue capaz de ver todas las posibilidades que la misma ofrecía, dejó la técnica en las manos de Enwing y se dedicó a dotar a la Sala 40 de todos los medios necesarios. En 1917, en el momento de interceptación del Telegrama Zimmermann, la Sala 40 contaba con 800 operadores de radio y unos 80 criptoanalistas.

Por otra parte, a finales de 1916, la guerra se encontraba en su pleno apogeo, con una situación de empate técnico, si bien con una ligera ventaja de los imperios centrales, que los aliados no lograban superar, aunque aquellos tampoco lograban ampliar. Era un callejón sin salida que no lograron modificar las mortíferas batallas de Verdún y del Somme.

En esos momentos Estados Unidos todavía se encontraba al margen, aunque sus simpatías se inclinaban por los aliados. Dos años antes un submarino alemán había torpedeado el barco de pasajeros Lusitania, que navegaba con bandera británica, y en el cual viajaban más de 100 ciudadanos estadounidenses. Este hecho que había motivado que Estados Unidos protestara ante Alemania, y amenazara con una declaración la guerra y el apoyo a los aliados si volvía a ocurrir un incidente del mismo tipo.

Es en ese contexto cuando Arthur Zimmermann es nombrado Ministro de Asuntos Exteriores alemán, y también cuando el Gobierno de dicho país, para intentar superar el equilibrio bélico indicado, toma la decisión de usar su numerosa flota de submarinos en una ofensiva sin restricciones en el Atlántico con el objetivo de dejar a Inglaterra completamente desabastecida, y forzarle a una rendición. El problema que se plantea es que una ofensiva de ese tipo, por fuerza, produciría abundantes víctimas en ciudadanos norteamericanos, y con ello, se podría dar la situación de que los Estados Unidos cumpliesen su amenaza de entrar en la guerra a favor de los aliados.

Ante esta eventualidad, en enero de 1917 Zimmermann envía un telegrama cifrado al embajador alemán en Washington, Johann von Bernstorff, para que éste lo envíe a su vez al embajador alemán en México, Heinrich von Eckardt. En dicho telegrama Alemania ofrece al mandatario mexicano Venustiano Carranza una alianza militar, de forma que Alemania proporcionaría a México todos los suministros necesarios para una guerra con los Estados Unidos, a fin de que pudiera recuperar los territorios que este país le había arrebatado por medio del Tratado de Guadalupe-Hidalgo de 1848, que había puesto fin a la guerra entre ambos países. 

El texto del telegrama, en la versión enviada desde Washington a México, constaba de 154 secuencias numéricas de entre 3 y 5 dígitos, y era el siguiente:

El texto del telegrama utilizaba dos claves usadas por el servicio diplomático alemán, la 13040 y la 13042, ésta última en la versión desde Washington a México. Como era habitual, fue interceptado por la Inteligencia Naval Británica, y descifrado por los criptoanalistas de la Sala 40 Nigel  de Grey y William Montgomery. Está cifrado de acuerdo a lo que se denomina “código de sustitución”, donde cada palabra se transforma en una secuencia de dígitos de acuerdo a lo indicado en un libro de claves. Para dificultar la labor de posibles criptoanalistas, algunas palabras tienen diferentes formas de ser cifradas, lo que podemos observar en este caso con  palabras como Estados Unidos, presidente o el uso del punto. También puede ocurrir que alguna palabra no figure en el libro de claves, con lo que se sustituye por un grupo de palabras que puedan dar un resultado similar. Éste es el caso de la palabra Arizona, que tuvo que ser cifrada como tres secuencias de dos letras y una letra final. El texto descifrado es el siguiente:

130 (número del telegrama)

 

7446 zurück de vuelta

 

13042 (número de identificación de la clave)

23638 erobern conquistar

13401 Auswartiges amt Ministerio Asuntos Exteriores

18222 stop punto

 

8501 telegraphiert telegrafía

 

6719 Regelung tramitación

115 Januar

 

14331 im en

 

16 16 de Enero

 

15021 Einzelnen detalles

 

3528 colon dos puntos

 

23845 Euer Hochwohlgeboren Su Excelencia

416 nummer 1 número 1

 

3156 überlassen quedan

 

17214 ganz geheim alto secreto

 

23552 stop punto

 

6491 selbst usted mismo

 

22096 Sie usted

 

11310 zu (signo de infinitivo)

 

21604 wollen sírvase

 

18147 entziffren descifrar

 

4797 vorstehendes de lo que precede

18222 stop punto

 

 9497 dem al

 

21560 Wir  nosotros

 

22464 Präsident presidente

10247 beabsichtigen tenemos la intención de

20855 streng alto

 

11518 am a partir de

 

4733 geheim secreto

 

23677 ersten primero

 

25610 eröffen hacer saber

13605 Februar febrero

 

18140 comma coma

 

3494 un- sin

 

22260 sobald tan pronto (como)

14936 eingeschrankt restricciones

 

5905 Kriegs guerra

 

98092 U-boot submarino

 

 13347 Ausbruch declaración

5905 Krieg guerra

 

20420 mit con

 

11311 zu a

 

39689 Vereiningten Staaten Estados Unidos

10392 beginnen comenzar

 

13732 fest seguro

 

10371 stop punto

 

20667 steht sea

 

0302 Es wird se

 

6929 und y

   

21290 versucht intentado

 

5275 Anregung sugerencia

5161 werden será

 

18507 hinzufügen agregar

39695 Vereiningten Staaten Estados Unidos

52262 Japan Japón

 

23571 trotzdem no obstante

 

1340 von por

 

17504 neutral neutrales

 

22049 sich sí mismo

 

11269 zu a

 

13339 aus de

 

 18276 erhalten mantener

 

11265 zu a

   

18101 stop punto

 

22295 sofortig inmediatamente

0317 Für den Fall Para el caso

 

10439 beitretung unión

 

0228 dass dies de que (ello)

 

14814 einladen invitar

 

17694 nicht no

 

4178 zu (partícula infinitiva del verbo anterior)

4473 gelingen lograr

 

6992 und y

   

22284 sollte hubiera (adverbio modal)

 

8784 gleichzeitig simultáneamente

22200 comma coma

 

7632 zwischen entre

 

19452 schlagen ofrecer

 

7357 uns nosotros

 

21589 wir nosotros

 

6926 und y

   

67893 Mexico Méjico

 

52262 Japan Japón

 

5569 auf sobre

 

11267 zu a

   

13918 folgender siguientes

 

21100 vermitteln intermediar

8958 Grundlage bases

 

21272 stop punto 

 

12137 Bündnis alianza

 

9346 Bitte por favor

 

vor (prefijo del verbo ofrecer)

 

9559 den al

   

4725 stop punto

 

22464 Präsident presidente

4458 Gemeinsam juntos

 

15874 darauf de esto

 

5905 Krieg guerra

 

18502 hinweisen advertir

17166 führen conducir

 

18500 comma coma

 

13851 stop punto

 

15857 dass que

 

4458 Gemeinsam juntos

 

2188 rücksichtslos despiadado

17149 Friedenschluss tratado de paz

 

5376 Anwendung uso

 

14471 stop punto

 

7381 unserer nuestros

 

6706 Reichlich generosa

 

98092 U-boote submarinos

13850 finanzielle financiera

 

16127 jetzt ahora

 

12224 unterstützung ayuda

 

13486 Aussicht perspectiva

6929 und y

 

9350 bietet ofrece

 

14991 einverständnis acuerdo

 

9220 comma coma

 

7382 unserer seits nuestra parte

 

76036 England Inglaterra

 

15857 dass de que

 

14219 in en

   

67893 Mexiko Méjico

 

5144 wenigen pocos

 

14218 in en

 

2831 Monat- mes-

 

36477 Texas Tejas

 

17920 -en -es

 

5870 comma coma

 

11347 zum hacia

 

17553 neue nuevo

 

17142 Frieden paz

 

67893 Mexiko Méjico

 

11264 zu (infinitivo)

 

5870 comma coma

 

7667 zwingen obligar

 

5454 AR AR

 

7762 stop punto

 

16102 IZ IZ

 

15099 Empfang recibo

 

15217 ON ON

 

9110 bestahigen acuse

 

22801 A A

 

10482 stop punto

 

17138 früher anterior

 

97556 Zimmermann Zimmermann

21001 verloren perdido

 

3569 stop punto

 

17388 Gebiet territorio

 

3670 Schluss der Depesche

El resultado final del mensaje, con el texto en claro es el siguiente:

Telegrama Zimmermann

Nos proponemos comenzar el primero de febrero la guerra submarina, sin restricción. No obstante, intentaremos mantener la neutralidad de los Estados Unidos de América.

En caso de no tener éxito, proponemos a México una alianza sobre las siguientes bases: Hacer juntos la guerra, declarar juntos la paz. Aportaremos abundante ayuda financiera; y el entendimiento por nuestra parte de que México ha de reconquistar el territorio perdido de Nuevo México, Texas y Arizona. Los detalles del acuerdo quedan a su discreción.

Queda usted encargado de informar al presidente de todo lo antedicho, de la forma más confidencial posible, tan pronto como el estallido de la guerra con los Estados Unidos de América sea un hecho seguro. Debe además sugerirle que tome la iniciativa de invitar a Japón a adherirse de forma inmediata a este plan, ofreciéndose al mismo tiempo como mediador entre Japón y nosotros.

Haga notar al presidente que el uso despiadado de nuestros submarinos ya hace previsible que Inglaterra se vea obligada a pedir la paz en los próximos meses.

guerraEn resumen, y como hemos indicado, ofrecía al presidente Carranza la ayuda necesaria para que mantuviese ocupado a los Estados Unidos, declarándoles la guerra para obtener de nuevo los territorios perdidos. Al tiempo, solicitaba también su intermediación para que Japón también atacase a los EE. UU. Estrictamente, Alemania no quería que Estados Unidos entrara en la guerra, eso es evidente, pero en cierto modo, y como también se ha dicho, a causa de incidentes previos veía bastante probable que así ocurriera una vez iniciado el ataque indiscriminado de submarinos. Por tanto, buscaban un aliado geográficamente cercano a Estados Unidos y que pudiera anular dicha posibilidad, mediante una distracción de sus esfuerzos bélicos, es decir, si estaba ocupado en su propio continente, no destinaría fuerzas y recursos a Europa. Por ello buscaban la alianza con México para que, en el caso de que al final se produjera la entrada de los estadounidenses, ellos amenazaran la frontera con Estados Unidos. 

El telegrama que Inglaterra descifró fue el que se envió desde Berlín a Washington, si bien, para evitar que los alemanes supieran que la clave había sido descifrada el que se publicó en la prensa norteamericana fue el remitido desde Washington a México, que había sido enviado por medio de los servicios postales norteamericanos.

Incluso tras conocer el texto del telegrama y a pesar de su indignación, el presidente norteamericano Woodrow Wilson todavía era reacio a entrar en la guerra. Es más, tras la publicación del texto del telegrama por la prensa el 1 de marzo de 1917, una parte importante de la población seguía sin creer en su veracidad, tomándolo como una falsificación. Sin embargo Arthur Zimmermann, desde Alemania, confirmó la veracidad del mensaje, desatando unos poderosos sentimientos antialemanes en los norteamericanos. La consecuencia fue que el presidente solicitó al Congreso que los mercantes norteamericanos navegaran armados para defenderse de posibles agresiones alemanas, y poco después, el 2 de abril, solicita la declaración de guerra contra Alemania, que es aceptada el 6 de abril. Fundamentalmente a causa de esta intervención, algo más de un año después la guerra concluye con la derrota de los imperios centrales.

A día de hoy, el sistema por medio del cual se descifró el mensaje es desconocido. Al Almirante Hall no se le permitió escribir su autobiografía y los archivos de la Sala 40, si bien son accesibles, tienen una información limitada debido a los más de 15.000 mensajes que descifraron, de los que se conservan textos originales y sus respectivas versiones en claro.

Sobre dicho método usado existen dos principales hipótesis, por un lado la de David Kahn, que sugiere que fue fruto de una reconstrucción mediante criptoanálisis, y la de Bárbara Tuchman, que sostiene que el libro de claves había sido robado del equipaje de un cónsul, Wilhelm Wassmus,  quién trabajaba en Oriente Medio para que los países se rebelasen contra Gran Bretaña y a favor del Imperio Turco, aliado de Alemania y Austria. Parece más consistente la opinión de Kahn.

Existe, sin embargo, una tercera hipótesis, un tanto delirante, que no puedo dejar de citar como enemigo declarado de las pseudociencias, que es la de la Conspiración Sionista (Véase este enlace, sección 4, conspiración nº 9; o este otro). Según sus proponentes, el propósito era enviar un falso telegrama para conseguir que Estados Unidos entrase en guerra, y a cambio Gran Bretaña apoyaría el establecimiento de los judíos en Palestina (la conocida como Declaración Balfour de 1917, donde entre un mar de ambigüedades se proponía el apoyo a la creación del Estado de Israel en Oriente Medio por parte de Gran Bretaña). En las propias palabras del conspiranoico que sostiene esta delirante versión, el primer enlace indicado anteriormente:

Telegrama Zimmermann: en enero de 1917, el pueblo, influido por los líderes socialistas, era aún contrario a la guerra. Los servicios de inteligencia de EU e Inglaterra inventaron, entonces, el Telegrama Zimmermann, para probar, falsamente, que Alemania estaba tratando que México le declarara la guerra a Estados Unidos con la promesa de que sus legítimos territorios –California, Tejas, etc.-- les serían devueltos. Sólo personas muy ignorantes podían creer que el México de la Revolución, en el que estaban enfrentadas entre sí las fuerzas más poderosas del país –Carranza y Díaz, contra Villa y Zapata-- podía ir a una guerra contra Estados Unidos, cuyo poderío militar era muy superior y cuyo gobierno mantenía la férrea unidad de las fuerzas armadas de todo el país. El Imperio usó el falso telegrama auto-agresor para crear un ambiente de guerra que le permitió entrar en el conflicto mundial, en el que hubo más de veinte millones de muertos.

No deja de ser curiosa la ignorancia típica de este tipo de individuos, que mezclan sin rubor personajes como Carranza y Porfirio Díaz, ya fallecido en estos momentos y que nada tiene que ver en esta historia, y que además desconocen que el propio Zimmermann reconoció la autoría del mensaje. O quizá es que también el propio ministro de Asuntos Exteriores del Káiser era parte de esta extravagante conspiración.

Podemos considerar crucial la labor de la Sala 40 británica y de sus criptoanalistas. Es evidente que el ejercicio de la historia ficción es delicado, pero si la operación que comenzó con el desmontaje de los cables de comunicaciones, y con ello la interceptación de los mensajes alemanes emitidos por radio, así como el trabajo llevado a cabo por el equipo de expertos, el telegrama Zimmermann no hubiese sido conocido por los aliados y Estados Unidos no habría sabido del juego alemán. Es improbable, incluso en esta hipótesis, que México hubiese participado de ese juego, e incluso es probable que la fuerte ofensiva submarina alemana hubiese terminado forzando de todas formas a la intervención norteamericana, pero podría haber sido en un tiempo sensiblemente posterior, que podría haber debilitado lo suficiente a Inglaterra como para que se hubiese visto abocada a firmar la paz.

La Sala 40 fue desmantelada en 1919. No obstante, sobre su base, cerca de 20 años después se construyó una organización similar que recibiría el nombre de Bletchley Park, y de la que ya hemos hablado aquí.

Fernando Cuartero

Facebooktwitterredditpinterestlinkedin

Etiquetas: ,

3 Comentarios en “El telegrama Zimmermann”

  1. Avatar
    urria diciembre 15, 2013 at 7:53 am #

    se te olvida el factor fundamental para terminar la guerra que fue nada mas ni nada menos que la Revolucion Bolchevique de 1917 y su gran influencia en los trabajadores del mundo y sus llamamientos a la no intervención en beneficio de las clases explotadoras.

    • Avatar
      Fernando Cuartero diciembre 16, 2013 at 11:17 am #

      Gracias por el comentario, pero este es un post que trata sobre la criptografía y su influencia, no sobre la totalidad de factores que influyeron en el resultado final de la gran guerra, cosa que dejo para especialistas en historiografía.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El telegrama Zimmermann | Mi Cajón de Id... - diciembre 9, 2013

    […] La Primera Guerra Mundial, también llamada La Gran Guerra, se desarrolló desde 1914 a 1918 y tomaron parte más de 30 países de todo el planeta. Su inicio, de todos conocido, fue el asesinato en Sar...  […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies