Regreso al futuro y los viajes a través del tiempo

Alexis-Hidrobo-Portilla-nueva firma

En la primera parte de esta gran película, Marty McFly accidentalmente viajó hacia el pasado para ubicarse en 1955; en la secuela, hace ya treinta años atrás, Marty, el “Doc” Emmett Brown, su perro Einstein, y Jennifer suben a bordo de la máquina del tiempo, el extraordinario DeLorean, para llegar al 2015 y salvar el futuro de sus hijos en Hill Valley, California. El evento, esperado a nivel mundial, ocurrirá exactamente este miércoles 21 de octubre a las 16h29 (hora de USA). Para 1985, momento del estreno y acción en la película, el futuro parecía lejano, un poco tenebroso y por supuesto adelantado.

El éxito de la segunda película de la saga se debe, en buena parte, a algunos de los avances tecnológicos que supuestamente estarían en el diario vivir de nosotros, los ciudadanos del 2015. Literalmente la película viajó en el tiempo; en ella se sugiere que hoy tendríamos comunicaciones a través de pantallas, con lo cual podríamos fácilmente mirar y escuchar a nuestro interlocutor, borrando las barreras de distancia y haciendo muy amigable la comunicación. Este probablemente es el mayor de los aciertos pues hoy las videoconferencias son lo más natural, a través de aplicaciones como Skype, y se han convertido en un elemento clave en las comunicaciones. Para la siguiente predicción se debe acentuar la atención en el filme, se refiere a unas modernas gafas que permiten contestar el teléfono (debería llamarse televídeo). Las porta una hija de Marty en el 2015 y podríamos semejarlas a las Google Glass de la actualidad. En otra escena, esta sí  muy conocida, el protagonista mira la promoción de la secuela número 19 de la célebre película “Tiburón”. Aquí se profetizó el cine 3D, que sin ser tan realista todavía, ha cambiado sustancialmente nuestra forma de ver películas en la pantalla grande.

Existen otros adelantos ya vaticinados en la película pero que todavía no son comunes o están en etapa de experimentación. Me refiero a la ropa inteligente que lleva puesta Marty. Ya tenemos prendas que se secan muy rápido (no como en la película) ya que repelen el agua y también confecciones deportivas  con conexión a Internet que registran datos del usuario como la presión arterial y la temperatura. En cuanto a la patineta aérea ya existen algunos prototipos que trabajan mediante superconductores, usando nitrógeno líquido para enfriarse y ser funcionales, pero que por otro lado lastimosamente todavía necesitan una superficie adecuada para poder levitar. Su llegada al comercio todavía se mira lejana.

back-to-the-future1

Es interesante que en la película McFly recibe una orden de despido mediante fax. Este invento fue importante para la humanidad pero definitivamente pasó su época. Hoy con las comunicaciones electrónicas, las máquinas de fax quedaron obsoletas y prácticamente en el olvido. Actualmente es una idea romántica (como una carta) el esperar algunos minutos para poder recibir un papel con información desde otra parte del mundo. Hoy el servicio opera mediante el denominado fax virtual, usando la nube o cuentas de correo electrónico. Los automóviles voladores, en cambio, siguen siendo un sueño no conquistado ya que seguimos dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles, y la tecnología de levitación magnética según la cual se cree podrían funcionar, aún no está completamente desarrollada.

Actualmente regreso al futuro (o también volver al futuro) es ya una película de culto, lo que nos lleva a presionar nuestros cerebros hacia la pregunta: ¿Realmente se puede viajar en el tiempo?

Increíblemente la respuesta es sí. Efectivamente se puede lograr, aunque en este momento no tenemos la menor idea de cómo hacerlo tecnológicamente hablando. Sin embargo la física que conocemos nos muestra un universo en el que sería posible viajar hacia el futuro. Lo “único” que necesitamos es desplazarnos en el espacio durante cierto tiempo y a muy altas velocidades, para luego regresar a Tierra. Cuando esto ocurre se genera un efecto denominado dilatación del tiempo, que se refiere a que el tiempo transcurrido en, por ejemplo, una nave que se mueve a la mitad de la velocidad de la luz transcurre más lento que en tierra. Esto quiere decir que los segundos se demoran más en pasar (por eso lo de dilatación) en la nave que en nuestro planeta. Este efecto no es una hipótesis o es puramente teórico, efectivamente los físicos lo han demostrado hasta el cansancio mediante experimentos con relojes atómicos, y por lo tanto sabemos con certeza que es real. Una vez que nuestra hipotética nave regresa a tierra, para los que no viajamos el tiempo transcurrido será mayor, y en consecuencia el viajero habrá transitado hacia nuestro futuro. Esto explicaría la ficción de la película en la cual los protagonistas viajan desde 1985 hasta nuestro actual 2015. No obstante, el DeLorean debe moverse a velocidades muy diferentes a la sugerida de 88 millas/hora, apenas unos 140 km/h, lo cual se constituye en un error del film siendo estrictos con las leyes de la física. Es muy importante reconocer que el viaje debe realizarse a velocidades muy altas, del orden de la velocidad de la luz, que como recordarás corresponde a los muy impresionantes 300.000 km por segundo. Para clarificar un par de ejemplos: Si la nave viaja durante 5 años, llegando a alcanzar un 86 % de la velocidad de luz, en tierra pasarían unos 6,5 años, no es la gran cosa pero ya podrías mirar a tu hermano menor algo crecidito. Sin embargo si el viaje es de 20 años, alcanzando una velocidad máxima del 99,993 % de la velocidad de la luz, en nuestro planeta habrían transcurrido 339 años, por lo cual ninguno de nuestros queridos amigos o familiares iría a nuestro encuentro, pues habrían muerto hace muchas décadas atrás.

paradoja-de-los-gemelosEl efecto de la dilatación del tiempo es una consecuencia de la teoría especial de la relatividad de Albert Einstein, y fue magistralmente retratado en su famosa paradoja de los gemelos, que básicamente se formula como el primero de ellos haciendo un viaje a una estrella en una nave espacial a velocidades cercanas a la velocidad de la luz; mientras el otro gemelo se queda en Tierra. A la vuelta, el gemelo viajero es más joven que el gemelo terrestre. En definitiva el gemelo viajante llega al futuro de la tierra y la respuesta a nuestra pregunta base es afirmativa: El viaje al futuro es físicamente posible, y lo que nos aleja de él aparentemente solo es cuestión de tecnología.

Viajar hacia el futuro suena interesante, pero podría ser una experiencia desagradable ya que llegas a un futuro del cual no puedes escapar (a no ser que viajes nuevamente) y que te es completamente desconocido. Esta situación la aborda la gran obra de Helbert G. Wells: la máquina del tiempo, que narra el viaje de un científico de finales del siglo XIX, quien logra descubrir la clave de la denominada “cuarta dimensión” (el tiempo) y construye un vehículo que le permite viajar físicamente a través del mismo. En sus viajes el científico viaja hasta el año 802.701, pero se encuentra con un mundo en decadencia habitado por dos especies de humanos: los Eloi, unos seres cuyo nivel intelectual es comparable al de un niño de cinco años, frugívoros, esbeltos y débiles; y los Morlocks que son carnívoros, nauseabundos e inhumanos, cuya única misión en la vida es alimentarse de los Eloi. Esta rama de la especie humana se habría habituado a vivir en las tinieblas y solo sale de noche para realizar sus capturas. Abrumado por lo visto el científico decide abandonar esta era, y continúa su viaje avanzando aún más en el tiempo hasta llegar a presenciar una nueva era glaciar que por poco destruye a toda la civilización y la vida en el planeta Tierra. Luego de millones de años observa cómo el sol se detiene sobre el cielo en un crepúsculo eterno. Su soledad es infinita.

Marty y padresPor otro lado, ¿qué se puede decir de los viajes hacia el pasado? En este punto los científicos no están del todo de acuerdo, aunque la hipótesis con más adeptos sugiere que el viaje al pasado generaría graves inconvenientes. De hecho, la primera parte de regreso al futuro, retrata precisamente uno de ellos. Aquí Marty accidentalmente evita que su padre tenga un primer encuentro con su madre, con lo cual no se conocen; para peor su madre se enamora perdidamente de él. Problemas a la vista, ¿cómo es posible que Marty exista si su padre nunca se conoció con su madre y por lo tanto no se enamoran y jamás lo engendraron? La trama de la película recorre las dificultades de Marty para hacer que sus padres se den el primer beso y así retomen el curso normal de su pasado en el cual existe un Marty, que varios años después viaja en el tiempo. El gran dilema aquí es: ¿cómo puede Marty ir al pasado si sus padres nunca lo tuvieron? La película lo resuelve elegantemente suponiendo la desaparición paulatina de los hermanos mayores y del propio Marty conforme pasa el tiempo. Sin embargo esto implica que existe un futuro con un Marty que puede viajar en el tiempo, para llegar al pasado y conseguir su propia desaparición. Se crea una paradoja temporal.

Otro ejemplo de Hollywood realmente interesante lo constituye “El efecto mariposa”, una película escrita y dirigida por Eric Bress y protagonizada por Ashton Kutcher. Estrenada en 2004, la película hace una referencia al llamado “efecto mariposa” (del cual hablaremos en otro post). Lo importante aquí es que la trama gira en torno a un estudiante universitario que un día descubre que, leyendo los diarios que escribió de adolescente por recomendación de su psiquiatra, puede regresar en el tiempo y tratar de cambiar lo sucedido en su pasado. En cada uno de sus viajes el protagonista hace ligeros cambios que generan un nuevo futuro completamente diferente y sobre el cual no tiene control, el asunto finalmente termina por desesperarlo a tal punto que decide regresar al pasado y no nacer (hay tres finales alternativos menos trágicos). Nuevamente este tipo de viaje en el tiempo genera múltiples problemas. Finalmente, y en la misma línea, Robert Heinlein en su relato “Todos ustedes zombies” trama una de las historias más confusas y truculentas que este servidor haya leído. Existe también la versión cinematográfica con el thriller de ciencia ficción “Predestination”, que se toma algunas licencias con respecto a la obra original. La historia de Heinlein cuenta que Jane, una recién nacida, es abandonada en un orfanato en 1945. En 1963 conoce a un vagabundo, de quien se enamora y queda embarazada. Apenas el día siguiente el vagabundo la abandona sin darle ninguna explicación. Luego, durante una difícil labor de parto, los médicos descubren que Jane es hermafrodita y se ven obligados a convertirla en hombre para salvarle la vida. Alguien rapta a su bebé y Jane, ahora John, se da a la bebida y se convierte en vagabundo. En 1970 conoce en un bar a un anciano, a quien le cuenta su trágica historia. El anciano le ofrece la posibilidad de viajar al pasado y vengarse del vagabundo que la abandonó. Jane/John regresa a 1963 y se enamora de una joven huérfana, a quien deja embarazada. El anciano viaja nueve meses al futuro, rapta a la niña y regresa a 1945 para abandonarla en un orfanato. Luego lleva a Jane/John a 1985, quien con el tiempo se reforma y se transforma en un viajero del tiempo. Ya anciano, John/Jane conoce a un vagabundo en un bar de 1970. El cuento es verdaderamente espectacular después de leerlo tres veces y masticarlo en forma adecuada. ¡Altamente recomendado!  Aquí la paradoja es realmente escandalosa pues todos los personajes resultan ser la misma persona, lo que implica la posibilidad del viaje en el tiempo para ser el padre y la madre de nosotros mismos. Ahhhh, me duele el cerebro.

Regresando al punto, y ya como una conclusión parcial (este post tiene continuación pues tengo varias cosas en el tintero) el viaje en el tiempo es definitivamente posible, pero un tema es el futuro, que no presenta mayores objeciones bajo la lupa de la ciencia; y otro completamente diferente, que ocasiona paradojas y una serie de dificultades generando escenarios futuros diferentes e incontrolables, es el pasado. Según Stephen Hawking debe existir una conjetura (un mecanismo) de protección de la cronología, que impide que en el Universo se formen lo que los físicos llaman curvas temporales cerradas, lo que es una forma de prevenir las paradojas en el tiempo y “de hacer seguro el universo para los historiadores”.

Un saludo temporal para todos y especialmente a ti Marty Mcfly, ¡bienvenido a nuestro presente!

Marty-mcfly-viajo-al-futuro-2012

Estaremos en contacto en el futuro.

Para Saber más:

  • Volver al futuro después de 30 años
  • Sergio de Régules. Las orejas de Saturno. Editorial Paidós. México. 2003.
  • Nick Arnold y Tony de Saulles. Esa horrible verdad sobre el tiempo. Colección: Esa horrible ciencia. Editorial Molino. Barcelona. 2004.
Facebooktwitterredditpinterestlinkedin

Etiquetas: , , , ,

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies