Hablando de... Juego de Tronos: la física

Cristobal Rodero Gomez

«Juego de Tronos» (Game of Thrones), la serie estadounidense basada en la serie de novelas «Canción de hielo y fuego» ha sido sin duda alguna una de las que más seguidores ha tenido en estos últimos años. Y, aunque se trata de fantasía (y por tanto todo podía ser explicado con magia y no complicarse la vida) no tardaron en salir las explicaciones científicas sobre algunos aspectos de la serie. En este artículo nos centramos en la física de Juego de Tronos. En concreto, en las posibles explicaciones de las estacionesla geologíala existencia de El Muro.

La fisica de JdT

Las estaciones

Winter is coming... Lema de la casa Stark y desde que lo dijo Ned Stark en el primer capítulo se ha vuelto una de las frases más características de la serie. Aunque el autor de la saga explicó que se trataba de una metáfora para decir que hay periodos en nuestras vidas más oscuros que los actuales, se ha podido comprobar que de hecho las estaciones son muy impredecibles, siendo prácticamente imposible para los habitantes de Poniente predecir cuándo llegará el invierno. Aunque ha habido bastantes explicaciones, las más plausibles para la inestabilidad e impredecibilidad de las estaciones son:

Eje de rotación de inclinación variable

i3cpskEn la Tierra tenemos un eje de rotación fijo (aunque la inclinación disminuye con el tiempo) inclinado 23.44º respecto al plano de la órbita alrededor del Sol, gracias mayormente a la presencia de la luna. Esta inclinación es la causante de las distintas estaciones y de que sean tan predecibles. Así que una hipótesis con sentido sería que el mundo de Juego de Tronos tiene un eje de rotación muy inclinado e incluso con inclinación variable. A pesar de que sabemos que tiene al menos una luna (cuentan el tiempo a base de lunas que han pasado) en el capítulo 1x02 de la serie se comenta sobre una leyenda que decía que hubo una vez dos lunas pero que una se acercó demasiado al Sol y de ahí salieron los dragones. Es posible que este evento astronómico causara la oscilación mencionada.

Ciclos de Milankovic complejos

Desarrollada por el matemático serbio Milutin Milankovic en los años 30, esta teoría describe los cambios en la forma en la que la Tierra orbita el Sol. Afirma que

  1. Cada 100 000 años la órbita de la Tierra cambia de excentricidad haciéndose más elíptica, afectando a otros planetas del Sistema Solar.
  2. Cada 41 000 años el ángulo de inclinación del eje terrestre cambia de 22.1 grados a 24.5.
  3. Cada 26 000 años la dirección hacia donde se inclina el eje cambia.

Estos ciclos cambian lentamente el clima en la Tierra, resultando normalmente en inviernos más fríos en el hemisferio norte. Si los ciclos fueran más cortos y más complejos en Juego de Tronos eso podría explicar la inestabilidad e impredecibilidad de las estaciones.

Planeta circumbinario 

¿Y si en vez de a una estrella el planeta orbitara a dos? En este caso se trataría de un planeta circumbinario, y entraríamos en el famoso problema de los tres cuerpos que tantos dolores de cabeza dio a los antiguos físicos y matemáticos. De hecho, esta opción se planteó en un artículo de 2013 (aquí, no tiene desperdicio) y los autores comprobaron de que en el caso en el que Los Siete Reinos orbitaran en un sistema binario las estaciones serían caóticas y de longitud variable, como se observa en la saga.

La geología

Pasamos a un tema quizá un poco más difícil de analizar: la geología del planeta. En concreto, las deducciones de unos cuantos investigadores de la Universidad de Stanford (las fuentes al final) sobre el tamaño del planeta, y la separación de Poniente y Essos.

El tamaño del planeta

Qué mejor para empezar a conocer la geología de un planeta que sabiendo qué tamaño tiene. Aunque ha habido intentos de determinar el tamaño mediante los mapas del mundo conocido de Juego de Tronos, nos arriesgamos a que los mapas sean demasiado inexactos o deformen demasiado la realidad. Sabemos que en Poniente debe hacer frío suficiente como para que El Muro exista y calor suficiente como para existan desiertos. Pero una cosa sí que tenemos que dar por cierto sin poder comprobarla: que las cosas funcionan más o menos como en la Tierra. En nuestro mundo, los desiertos aparecen generalmente sobre una latitud de 30º, ya sea norte (como el Sahara) o sur (como el desierto de Atacama). Esto se debe principalmente a la circulación de células de Hadley. Por otra parte, tanto por el penetrante frío del norte como por la presencia de El Muro durante milenios, no es una suposición descabellada pensar que éste se encuentra en el Círculo Ártico, a una latitud de 66.5º norte en la Tierra. Entonces tenemos Poniente acotado entre las latitudes de 30º y 66.5º  y la mayor parte en el hemisferio norte. Además, sabemos que hay 3000 millas (~4800 km) desde El Muro a los desiertos de Dorne. Así, usando geometría básica (como la que utilizó Eratóstenes para calcular el tamaño de la Tierra) el radio del planeta de dragones debe tener unos 6915 km, un poco mayor que el radio de la Tierra pero aun así muy parecido.

La separación de Poniente y Essos

A14Al igual que ocurrió con Pangea en la Tierra, hubo un tiempo en el que los continentes de Juego de Tronos estaban unidos. Así que nos preguntamos: ¿cuándo se separaron Poniente y Essos? Para saberlo, comparamos la dorsal que se formaría al separarse estos continentes con la Dorsal Mesoatlántica terrestre. La evidencia más notable de esta separación es cuánto se parecen morfológicamente las costas de Poniente y Essos, llegando a parecer que fueron pensadas para que encajaran en algún tipo de puzle geológico. Basándose en el ritmo medio de expansión de la Dorsal Mesoatlántica (~2.5 cm/año), se ha calculado que la separación entre Poniente y Essos empezó aproximadamente hace 25 millones de años.

El Muro

Una estructura de 300 millas de longitud (~482 km) y más de 700 pies de alto (~213 m) formada completamente por hielo. El Muro se va estrechando de su base a su cima, aunque ésta es lo suficientemente ancha como para que puedan transitar por ella una docena de monturas en paralelo y para albergar material de guerra como catapultas. Según estos datos (extraídos de aquí), ¿sería posible una estructura así? Por lo que he podido encontrar, no parece haber consenso.

wall-title-700x325

Por un lado, en Wired aseguran que no, y la culpa sería de la gravedad. «Durante largos periodos de tiempo, el hielo fluye, así que no mantendría su forma original durante miles de años» afirma la ingeniera Mary Albert de la Escuela de Ingeniería de Darmouth. Martin Truffer, físico de Alaska, estima que haría falta que el muro fuera 40 veces más ancho de lo que es para evitar esa deformación.

Por otra parte, en Being Brunel no lo ven tan imposible. Estimando un peso de 10 kN/m³, el estrés que se produce en la base de la estructura por el propio peso del muro estaría alrededor de 2.2 MN/m². Lo que al parecer, según un estudio, no causaría graves problemas a la estabilidad del hielo. Ahora bien, el problema viene con el viento. Según esta fuente, el viento ejercería una presión de 0.622 kN/m2, lo que causaría un estrés de 3.4 MN/m², donde ya entramos en una zona en la que el hielo podría deformarse. En cada golpe de viento se formarían pequeñas grietas que acumulándose podrían poner en peligro todo el Muro. Pero el problema final vendría con las depresiones. Incluso asumiendo un lento movimiento de 1 m/día, la estructura no aguantaría más de un año.

Todo esto explicado, por supuesto con la Ciencia de este universo. Al fin y al cabo, si esto os ha desilusionado de alguna manera siempre podremos recurrir a la magia.

Tov Rodero

Referencias:

http://www.newstatesman.com/culture/2015/06/winter-really-coming-science-behind-weather-game-thrones

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150619_ciencia_explicacion_cientifica_game_of_thrones_lv

http://web.stanford.edu/group/anthropocene/cgi-bin/wordpress/westeros-today-and-the-size-of-the-game-of-thrones-planet/

Facebooktwitterredditpinterestlinkedin

Etiquetas: , , , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Hablando De... Juego De Tronos: La Física - marzo 8, 2016

    […] Hablando De... Juego De Tronos: La Física […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Hablando de Ciencia usa cookies para la gestión de usuarios y para mejorar su experiencia. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies